Ferrer se queda a las puertas

  • El español tira por tierra el título al pedir con punto de partido la revisión de una bola y dar aire al fatigado Murray El escocés arrebata la segunda plaza del ranking mundial a Federer

Andy Murray derrotó a David Ferrer por 2-6, 6-4 y 7-6 (1) en un agónico encuentro y ganó su segundo título en el Masters 1.000 de tenis de Miami, lo que le permite avanzar al número dos del ranking mundial. En un duelo con muchos errores por el calor, el escocés remontó al español. Su triunfo en 2 horas y 45 minutos le servirá para adelantar en el escalafón a Federer, tercero por delante de un Ferrer que acabó con calambres. El alicantino tuvo una pelota de partido antes del tie-break final, que desperdició al equivocarse y pensar que la bola que tocó la línea había ido fuera.

"Lo siento", dijo a los aficionados. "Estoy un poco triste, pero Andy fue por delante casi todo el partido y merecía ganar. Se definió por pocos detalles", dijo Ferrer olvidando quizás que fue él el que se apuntó el primer set. "Es uno de los mejores del mundo, tiene una gran actitud, es un guerrero", destacó Murray.

Ferrer buscaba ser el primer español en ganar en Miami y levantar su segundo Masters 1.000 tras el de París-Bercy. Tendrá que esperar. Murray predijo un partido muy físico. Lo que no pensó es que al principio todos fueran para el levantino. Ferrer se escapó con un inesperado 5-0 en menos de media hora y abortó el intento de reacción de Murray ganando el set con un nuevo break.

En el inicio del segundo, el británico atacó con furia el servicio de Ferrer, que pronto lo cedió. Con 4-2 a favor, Murray disfrutó de dos oportunidades más de rotura. Ahí salió la garra española: salvó la segunda tras rescatar varias pelotas imposibles. Igualó a 4, pero varios errores con su saque permitieron a Murray recuperar la ventaja y llevarse el premio por 6-4.

La manga definitiva confirmó que el partido no lo ganaría el mejor, sino el más resistente. Los seis primeros juegos fueron todos breaks. Murray se colocó con 5-4 y su servicio, aunque el español igualó. Ferrer entonces lo tenía de cara para vencer, pero no disputó una bola, pidió el ojo de halcón y la pelota tocó la línea. Desde entonces, 10 puntos para Murray y uno para el alicantino, que perdió el tie-break por 7-1.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios