Griezmann ejecuta la remontada

  • Un doblete del francés sirve para ganar a una Irlanda que se adelantó en el minuto dos

La selección francesa logró ayer su clasificación para los cuartos de final al ganar 2-1 a Irlanda gracias a un doblete salvador de Antoine Griezmann en la segunda parte. Menos de dos minutos necesitó el equipo británico para adelantarse en Lyon, gracias a un penalti convertido por Robbie Brady, pero el talento de Griezmann fue definitivo tras el descanso y evitó la eliminación de la anfitriona con goles en los minuto 58 y 61

El pánico se apoderó el Parc Olympique de Lyon en sólo un minuto. Fue el tiempo que tardó Pogba en arrollar absurdamente en el área a Long, con el consiguiente castigo del penalti. Brady marcó con un ajustado disparo que golpeó el palo y la hinchada francesa se quedó de piedra.

Naturalmente, Francia llevó todo el peso del duelo y durante la primera parte arrinconó en su área a Irlanda, como no podía ser de otra forma. Pero lo hizo con tal desorden que facilitó el trabajo defensivo de su rival. Realmente, la anfitriona apenas creó grandes ocasiones de peligro antes del descanso. Se puede contar una falta de Pogba que paró Randolph o algún intento de Griezmann.

Irlanda propuso su famoso esfuerzo defensivo, aunque tampoco renunció totalmente al ataque. Así, McCarthy obligó a Lloris a abortar un peligroso remate. Lyon recibió el descanso con una mezcla de incredulidad y desconcierto no sólo por el marcador, sino por los confusos mensajes transmitidos por su equipo.

Coman entró por Kante en un intento de abrir el campo para los franceses, de ser menos previsibles en sus ataques, pero fue Lloris el primer protagonista de la segunda parte al despejar un centro lleno de veneno. Después, Randolph desvió un potente disparo de Matuidi.

El empate llegó en la primera jugada bien elaborada del equipo francés. A los 58 minutos, el balón fue trasladado con paciencia hasta la banda derecha y desde allí llegó un buen centro de Sagna que fue mejorado por el espectacular cabezazo de Griezmann.

El delantero francés amplió su momento de gloria tres minutos después. Llegó una buena dejada de Giroud con la cabeza y el futbolista del Atlético definió con la pierna zurda el que fue su tercer tanto en la presente Eurocopa. Todos ellos decisivos.

A Irlanda ya no le servía el resultado, pero todo se le complicó irreversiblemente a los 68 minutos, cuando Duffy fue expulsado por derribar a Griezmann al borde del área cuando el delantero ya buscaba su triplete.

Francia apretó para ejecutar la sentencia y Gignac estrelló un balón en el larguero tras un gran disparo. Luego la tuvo Griezmann. En realidad, el encuentro había quedado decidido mucho antes, con los dos goles de Griezmann y la expulsión que provocó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios