"Hace meses habría llorado de emoción"

  • Nadal destaca las cinco finales que disputó tras siete meses parado por encima de su derrota con Djokovic

Rafael Nadal quiere pasar página a su primera derrota en una década en el torneo de tenis de Montecarlo buscando su séptimo trofeo en Barcelona, donde debuta mañana como defensor del título. "La final de Montecarlo no cambia nada", señaló el número cinco del mundo tras perder el domingo ante el serbio Novak Djokovic por 6-2 y 7-6 (7-1) en una final en la que buscaba un inédito noveno título consecutivo.

"No acabé ni triste ni enfadado. Competir con el jugador más en forma del momento y tener opciones de ganar el segundo set y, si lo consigo, ganar el partido, es para estar satisfecho. Quizá me faltó un poco de todo, especialmente más de competitividad y físico, aunque eso te lo da la competición y los partidos", dijo el balear, que debutará ante el ganador del duelo de hoy entre el argentino Carlos Berlocq y el español Daniel Gimeno-Traver.

El ex número uno del mundo regresó en febrero a las pistas después de siete meses apartado por una doble lesión de rodilla. Y lo hizo de modo casi arrollador: cinco finales en cinco torneos y tres títulos (Sao Paulo, Acapulco e Indian Wells). "Si me dicen hace cuatro meses que hubiera jugado cinco finales seguidas, habría llorado de emoción. Estoy en el camino correcto", señaló Nadal en la rueda de prensa previa al torneo de Barcelona, en la que añadió: "Cuando llevas siete meses sin competir pueden aparecer ciertos problemas. Se necesita una adaptación para estar al máximo nivel".

"Estoy feliz por poder jugar contra los mejores del mundo otra vez con opciones reales de ganar. Es muy, muy importante para mí, es fantástico", agregó.

Nadal, cabeza de serie número dos del torneo, firma enfrentarse de nuevo con David Ferrer, "porque significaría estar de nuevo en la final", pero por el momento prefiere no especular sobre los posibles rivales que tendrá. El alicantino llega a Barcelona con el mejor ranking de su carrera (4), descansado tras no jugar Montecarlo, y con ganas de romper su maleficio en el abierto barcelonés, donde ha perdido cuatro finales (todas ante Nadal) en cinco años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios