Grupo H

Hazard lleva a Bélgica al edén (1-0)

  • La Rusia de Capello mereció mejor suerte pero después de llevar el peso se vio superada por el arreón final de la estrella del Chelsea.

Comentarios 1

Bélgica en octavos y Rusia con un pie fuera. Las expectativas en torno a los 'diablos rojos' sólo se están cumpliendo en los resultados, pues el juego está siendo irregular, pero su presencia en la siguiente fase está garantizada con su segunda victoria y debería evitar, además, al líder del Grupo G (¿Alemania?). El organizador del próximo Mundial, Rusia, hizo lo que estuvo a su alcance para llevarse incluso los tres puntos, pero con uno en dos partidos sus opciones son complejas y está a merced del resto.

Con un atasco serio en su juego y Lukaku totalmente inadvertido, Bélgica tiró de plan B para ganar en el estreno a Argelia y ese mismo plan B no funcionó ante Rusia. Hasta el tramo final siempre estuvo Rusia más cerca del triunfo que el equipo de Marc Wilmots, no digamos si el árbitro alemán Félix Brych (¿cómo puede un árbitro pitar un encuentro del grupo con el que se cruzaría la selección de su país?) hubiera señalado un penalti de Alderweireld a Kannunikov antes de la media hora.

Mertens, suplente el primer día y autor del gol del truinfo ante Argelia, fue el mejor de Bélgica en el primer tiempo de largo, junto a De Bruyne. Dos disparos con mucho peligro y otras dos incursiones con pase interior buscando a Lukaku. Sin embargo, las ocasiones más claras fueron rusas, desde un remate de Fayzulin desde la fronta que saca abajo Courtois en el minuto 12 a un cabezazo de Kokorin al filo del descanso que salió junto al palo izquierdo con el meta del Atlético batido. Entre ambas acciones, el penalti no señalado y varios disparos lejanos a partir de la velocidad rusa en las acciones de ataque recuperando en el centro del campo.

Con ese panorama parecía que Wilmots le daría un giro a su equipo como hizo con Argelia (cierto que contra los norteafricanos iban perdiendo) pero lo más fue sustituir a un apático Lukaku por el potente Origi. Dembelé o Januzaj quizás eran opciones distintas, pero el punta del Lille era un Lukaku bis y los defensas rusos sólo notaron un mayor interés del jovencísimo delantero recién ingresado en el campo. Encima, Mertens desapareció y Bélgica, sencillamente, no llegaba.

Capello guardaba armas y quizás ahí entregó un partido que para Rusia era finalísima. Aunque Glushakov y Fayzulin seguían propiciando que los rusos llegaran, su falta de remate debió propiciar que el técnico italiano buscara alguna alternativa. Cuando lo hizo fue tarde en unos últimos cinco minutos absolutamente arrebatadores de Eden Hazard.

Primero, una falta directa al palo en la que Akinfeev colaboró sobremanera (ya se había tragado el gol coreano en la primera jornada). Luego, un doble regate dentro del área con disparo fuera y para zanjar la cuestión y llevar a su equipo a octavos, una contra (quizás comenzó en falta) en la que cede el balón para que Origi reviente la red rusa. Sin brillo, con dudas, Bélgica pasa ronda en dos jornadas y mete a Rusia, anfitrión del Mundial 2018, y a su superpagado seleccionador en un aprieto mayúsculo.

Ficha técnica:

1 - Bélgica: Courtois; Alderweireld, Van Buyten, Kompany, Vermaelen (Vertonghen, m.30); Witsel, Fellaini; Mertens (Mirallas, m.75), De Bruyne, Hazard; y Lukaku (Origi, m.57).

0 - Rusia: Akinfeev; Kozlov (Eschenko, m.62), Berezutskiy, Ignashevich, Kombarov; Glushakov, Fayzulin; Samedov (Kerzhakov, m.89), Kanunnikov, Shatov (Dzagoev, m.83); y Kokorin.

Gol: 1-0, m.87: Origi.

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a los belgas Witsel y Alderweireld y al ruso Glushakov.

Incidencias: Partido de la segunda jornada del grupo H disputado en el estadio Maracaná ante 73.819 espectadores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios