Livingston hizo de Curry

  • Los 20 puntos del base suplente de los Warriors, claves en la victoria

Los Warriors comenzaron la defensa de su título de campeones con una gran lección de baloncesto de equipo dictada por el base suplente Shaun Livingston, que hizo de Stephen Curry para guiar a su equipo al triunfo por 104-89 ante los Cavaliers en el primer partido de las Finales de la NBA.

Livingston, con 20 puntos, cuatro rebotes y tres asistencias, lideró el ataque del conjunto de Golden State, que tuvo a siete jugadores con al menos diez puntos, incluidos tres reservas, clave a la postre viendo la aportación de uno y otro banquillo.

Esta vez los campeones de liga no necesitaron las genialidades de Curry, ni los triples demoledores del escolta Klay Thompson. Les bastó con la mejor marca de Livingston como profesional en los play off y la perfección encestadora del brasileño Leandro Barbosa, decisivo al jugar 11 minutos y anotar 11 puntos sin fallo en el tiro. También hizo su trabajosu compatriota Varejao, ex jugador de los Cavaliers -que al jugar al menos 30 partidos con cada conjunto esta temporada será campeón independientemente de quien conquiste el título-.

Tampoco le iba a faltar a los Warriors el resurgir de Iguodala, ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de las pasadas Finales, que logró 12 puntos, siete rebotes y seis asistencias, sin que le desconcentrase el manotazo que el base australiano Dellavedova le dio en sus partes íntimas. Por si toda la aportación del banquillo no hubiese sido suficiente, los Warriors se encontraron la mejor inspiración de los hombres altos, el ala-pívot Draymond Green y Bogut, que impusieron su dominio dentro de la pintura y fueron otro factor ganador.

Pese a todo, entre Irving, LeBron James y Kevin Love sostuvieron a los Cavaliers hasta el inicio del último cuarto, cuando los Warriors comenzaron a abrir brecha. En ese momento la defensa local respondió mejor que nunca con el ala-pívot Harrison Barnes haciendo una labor de encomiable.

LeBron James hizo de nuevo todo lo que pudo en el plano individual en lo que fue el inicio de las sextas Finales consecutivas de la NBA, marca sólo lograda por el legendario Bill Russell con los Celtics, pero su doble-doble (23 puntos y 12 rebotes, además de nueve asistencias) no fueron suficientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios