El Madrid se sobrepone al 'virus FIFA' y vence sin despeinarse (2-0)

  • Los de Mourinho consiguen la victoria ante un dócil Celta gracias a los goles de Higuaín y Cristiano Ronaldo de penalti.

Comentarios 1

El Real Madrid superó con éxito los efectos del denominado virus FIFA, batió por 2-0 al Celta de Vigo. El equipo dirigido por José Mourinho pudo hacer pie después de padecer las lesiones de cuatro jugadores en la doble jornada de compromisos de selecciones nacionales y se acercó a cinco puntos del Barcelona y Atlético, que chocarán ante el Deportivo y la Real  Sociedad respectivamente. 

Al conjunto madrileño no le sobró demasiado en el duelo disputado en el estadio Santiago Bernabéu y se llevó los tres puntos gracias a  los goles del argentino Gonzalo Higuaín (11 minutos) y Cristiano Ronaldo, de penal (68'). El Celta, por su lado, alimentó su pobre racha como visitante, ya  que perdió todos los partidos fuera de casa desde su regreso a la  Primera División. Mourinho tuvo que armar un rompecabezas para definir el once  inicial, después del receso internacional. Ante las lesiones de los  laterales Marcelo, Fabio Coentrao, Álvaro Arbeloa y del mediocampista Sami Khedira. El portugués reubicó a Sergio Ramos sobre la banda derecha de la  defensa, improvisó con Michael Essien como lateral izquierdo y plantó un mediocampo con buen pie: Kaká, Mesut Özil y Luka Modric en compañía de Xabi Alonso. 

El dominio absoluto de los blancos en los instantes iniciales tuvo su premio poco después de los diez minutos y de la manera menos esperada. Higuaín desbordó por la izquierda, lanzó un centro de zurda apenas desviado en Hugo Mallo y el balón se coló en el segundo palo por  encima del portero Sergio Álvarez, reemplazante del lesionado Javi  Varas. Ya con la ventaja en el marcador, el Real Madrid tuvo la opción de  aumentar, a los 23 minutos, pero Cristiano lanzó un cabezazo desviado  de manera insólita en la puerta del área pequeña.  La primera jugada de peligro del Celta se produjo poco antes de la  media hora, gracias a un tiro cruzado de Iago Aspas que controló  Casillas con criterio. 

 En el segundo tiempo, el Celta cambió la cara y se adueñó del  control de la pelota, mientras el equipo blanco esperaba para  sentenciar la historia de contraataque. 

En medio de la incertidumbe, el Real Madrid pudo definir la historia gracias a una decisión polémica del árbitro Carlos Clos Gómez, quien cobró un penalti de Cabral sobre Özil en medio de un  forcejeo entre el argentino y el alemán. Más tarde, Cristiano Ronaldo convirtió el cuarto penalti de su equipo en las ocho jornadas de liga y el partido quedó resuelto a  favor de los locales. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios