Masai y Cantwell rompen todos los pronósticos

  • La joven keniana venció al sprint en 10.000 y el norteamericano se toma el desquite en peso

Linet Masai, una ligerísima keniana de 19 años, y Christian Cantwell, un estadounidense de 150 kilos, cambiaron el signo de las finales de 10.000 metros y lanzamiento de peso en la primera jornada de los Mundiales, que puso a todos los favoritos de 100 metros en la antesala del gran duelo.

El primer título en juego se fue a Rusia al cabo de una gran demostración de Valery Borchin, el campeón olímpico, en 20 kilómetros marcha sobre un circuito en torno a la emblemática Puerta de Brandemburgo.

Pero el primer plato fuerte llegaría en la jornada de tarde. Linet Masai, de 19 años, devolvió a Kenia el título mundial de 10.000 metros y puso fin a diez años de hegemonía etíope con un sprint sostenido que terminó venciendo la resistencia de Meselech Melkamu y Meseret Defar, las dos favoritas.

Desde Atenas 97, cuando Sally Barsosio obtuvo la primera medalla de oro para Kenia en los diez kilómetros, las victorias etíopes se habían sucedido sin interrupción hasta ayer.

La baja de Tirunesh Dibaba, comunicada la víspera de la final, desató la guerra de la sucesión. La defensora del título y campeona olímpica, insegura por sus problemas físicos, prefirió reservarse para los 5.000 y la medalla de oro recaló en Kenia.

Masai, cuarta en la final olímpica de Pekín, tomó la cabeza a ocho vueltas del final. Rápidamente el grupo se rompió para desembocar en un nuevo episodio de la clásica disputa entre Kenia y Etiopía, a dos por bando, pero siempre con las kenianas al frente. Defar se puso al frente para recorrer la última vuelta y junto con Melkamu se disponían a jugarse el título en la recta, pero por fuera surgió Masai para llevarse la victoria con 30.51,24, sólo una décima por delante de Melkamu. Wude Ayalew completó el podio con 30.51,95 y Defar acabó quinta en 30.52,37.

La última final del día tuvo como protagonistas a los grandes samurais del peso, en la que estadounidense Christian Cantwell arrebató la hegemonía mundial al polaco Tomasz Majewski, campeón olímpico, con el mejor lanzamiento mundial del año (22,03).

Dos veces campeón mundial en pista cubierta, Cantwell se tomó el desquite de su derrota ante el polaco en la final olímpica de Pekín, hace sólo un año. Majewski se quedó ayer en 21,91, y el alemán Ralf Bartels completó el podio con 21,37.

Con un perro que se llama Lance Armstrong y otro que lleva el nombre de Mohamed Alí, Cantwell estará tentado de poner su propio nombre a otro de sus cuatro canes para celebrar su primera medalla de oro al aire libre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios