Midiendo la ambición

  • El Betis visita a un Deportivo en horas bajas y necesitado de puntos con la posibilidad de acabar la jornada como cuarto clasificado. Campbell y Jorge Molina apuntan a la titularidad.

Partidos como el del Real Madrid de la semana pasada son los que quedan grabados en la memoria al final de la temporada; partidos como los que el Betis disputa esta tarde frente al Deportivo, sin embargo, son los que no sólo permiten alcanzar con más o menos holgura los objetivos sino, incluso, mirar más allá. Porque en Riazor hay en juego tres puntos, los mismos que había en liza contra los de José Mourinho. En la clasificación valen igual, pero el conjunto coruñés es, en teoría, un rival por la permanencia, marca ahora un descenso que está a 11 puntos de diferencia y podría quedar muy tocado, y a 14 ya, en caso de que los verdiblancos saquen adelante un complicado encuentro.

El Deportivo se la juega y saldrá a por todas. Apenas ha sumado dos victorias en toda la Liga, pero los de Pepe Mel no deben volverse locos por ello ni dejarse arrastrar por la vorágine de sus últimos triunfos. Al contrario. Debe mantener el sello de identidad que han demostrado hasta ahora lejos de Heliópolis, la de un conjunto bien resguardado atrás y que sabe esperar su oportunidad, salvo excepciones, claro.

Así fue como sacó adelante el duro examen que era el choque ante el Madrid. Concentración, solidez defensiva, solidaridad entre los jugadores y el acierto arriba permitieron lograr un triunfo con el que el equipo expiaba parte de sus pecados. Pero ahora no puede pararse ahí. Quinto en la clasificación, con la posibilidad de auparse a la cuarta plaza hoy, el Betis tiene ante sí la oportunidad de demostrar cuál es su ambición en esta Liga, precisamente en el momento que las bajas más merman el potencial del grupo y cuando el calendario se empina con los duelos ante los dos grandes del fútbol español, ya que tras la visita a La Coruña llegará el Barcelona al Villamarín.

Cuando todo pintaba peor con las lesiones de Perquis, Paulao y Mario, Dorado y Amaya han demostrado que están para sumar. En dos partidos como pareja de centrales titular, el Betis no ha recibido ningún gol, ante el Madrid y el Valladolid en Copa. Pero Mel tendrá que volver a hacer cambios en la línea defensiva, en las bandas, obligado por la lesión de Álex Martínez, que ya se perdió el duelo copero, y ahora las molestias con las que ha viajado Ángel. Con todo, parece que el canario forzará para no ceder la titularidad que tanto le ha costado ganarse, mientras que Nacho repetirá en el lateral izquierdo, como ya hizo en el duelo copero.

Después de hacer algunas rotaciones en ese partido, el técnico madrileño confiará otra vez en el bloque que tan buena imagen ofreció ante el Madrid, con un centro del campo bien reforzado y con calidad formado por Cañas, Beñat y Salva Sevilla, y mucha velocidad arriba con Campbell como novedad en lugar del tocado Juan Carlos. Junto al costarricense, lo más probable es que en la vanguardia Jorge Molina sea la referencia para hacer daño a la mermada zaga coruñesa, con Rubén Castro escorado a la otra banda en lugar del portugués Agra.

Pero una apuesta ofensiva como la que ha probado Mel en los últimos entrenamientos debe saber jugar también con la paciencia, ya que el mal momento por el que pasan los locales puede hacer que los nervios de la grada se trasladen al césped. El conjunto de José Luis Oltra, eliminado por el Mallorca en la Copa del Rey, se centra ya sólo en la Liga. Apenas ha tenido tiempo para preparar el partido (sólo dos sesiones de trabajo) y sigue sin contar con titulares indiscutibles como los defensas Carlos Marchena y el portugués Zé Castro, lesionados (como el delantero Nelson Oliveira). El técnico deportivista recupera al luso Roderick Miranda, que debutó en la Liga española ante el Athletic y se repuso de la sobrecarga que sufrió en ese encuentro, pero el rendimiento del canterano Pablo Insúa, que también se estrenó con el primer equipo en San Mamés y fue titular en Mallorca, podría alterar la formación inicial ante el Betis.

De esta forma, la única novedad del Deportivo podría ser el regreso a la portería de Aranzubia, que cumplió un partido de sanción en Bilbao por su expulsión ante el Levante en detrimento del argentino Germán Lux, quien rindió a buen nivel en San Mamés y dejó la meta a cero en Mallorca.

Las dinámicas de uno y otro son opuestas, pero no siempre eso en el fútbol tiene el esperado reflejo sobre el campo. Que se lo digan si no a Pepe Mel, que después del varapalo frente al Sevilla supo reconducir a los suyos para redimirse ante un grande como el Madrid. Atrás quedaron los tiempos en los que el Deportivo tuteaba a los equipos de esa zona noble, pero no por ello dará más facilidades a un Betis con el que se la juega, después de sumar un punto de los últimos nueve posibles. La necesidad coruñesa, pues, medirá la ambición del conjunto sevillano y de un técnico que ha demostrado manejarse bien en todas las situaciones. Ahora hay que verlo con la presión de estar arriba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios