Mosley sospecha de una conspiración

Comentarios 1

El presidente de la FIA, Max Mosley, no se expondrá todavía al público tras la aparición de un vídeo en el que aparece con cinco prostitutas en una orgía sadomasoquista con tintes nazis. No viajará al Gran Premio de Bahrein de Fórmula 1, pero tiene claro que no dimitirá de su cargo.

Mosley, que quizás reaparezca en Barcelona (27 de abril), tendrá así tiempo de continuar su batalla legal y de restañar las heridas provocadas por la cinta, así como para seguir investigando quién está detrás de la publicación de las imágenes. De hecho sospecha que hay una conspiración contra él que explicaría todo. "Tengo informaciones de una fuente cercana a la policía según la cual hay un grupo que está especializado en este tipo de cosas, que ha realizado en las últimas dos semanas una investigación encubierta de mi vida privada sin que se conozcan todavía los motivos", escribió Mosley en una carta enviada al Consejo Mundial de la FIA.

De momento iniciará acciones legales contra el diario británico News of the world, que el domingo publicó fotos y el vídeo de la orgía en la que Mosley era el protagonista por una "intromisión completamente no autorizada de su vida privada". Con todo, el británico no desmintió ser la persona que aparece en las imágenes, pero sí que hubiese una conexión nazi con el reparto de los roles sexuales en la orgía, pese a que se escuchan palabras en alemán.

En cualquier caso, Mosley no quiere hablar de una posible dimisión, aunque la presión es fuerte, tanto de organizaciones judías como de leyendas de la Fórmula 1. Los pilotos y los equipos actuales no se han pronunciado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios