Moyà y los dilemas frente a su "primer amor" en la Davis

  • El mallorquín, campeón en 2004, cree que la competición le debe un título a Argentina, pero que España es clara favorita.

Nació en Mallorca, se siente muy español, es íntimo amigo de Rafael Nadal, pero tiene un lugar en su corazón para Argentina: un pequeño dilema de cara a la final de la Copa Davis que comienza en Sevilla, precisamente el escenario de su particular guión hollywoodense.

Ex número uno del tenis mundial, Moyà no tiene dudas de que "la historia le debe una Copa Davis" a los argentinos. "Pero espero que no sea en ésta y que la ganen otro año", dijo riendo y pidiendo esta aclaración expresa el campeón de Roland Garros 98. El tenista tiene una relación íntima con Argentina. Allí, en 1995, ganó el primer torneo ATP de su exitosa carrera, y de allí es el que durante años fue su entrenador, Luis Lobo: "Fuera de España, Argentina es mi primer amor".

"Hay una química de la gente hacia mí que no sé exactamente por qué se produce, pero yo siempre me sentí fantástico en ese país. Siempre me ha sorprendido lo especialmente bien que me tratan", apuntó Moyà, que está convencido de que si hay un equipo "que puede vencer a España, es Argentina", si bien tiene dudas de que sus jugadores "lleguen en su mejor momento físico" al duelo en el Estadio de la Cartuja.

Mientras España busca su quinto título en la Copa Davis, Argentina ansía ganar la primera después de tres finales perdidas. "Veo un muro en el tema físico para Argentina, aunque la calidad de sus jugadores es muy grande. Si Argentina quiere ganar tres puntos, el menos difícil de todos es el del dobles, pero resulta que tampoco es lo más fuerte que ellos tienen", analizó de cara al duelo de Fernando Verdasco y Feliciano López frente a David Nalbandian y Eduardo Schwank.

De cara a los individuales, el balear ve a España como clara favorita. "Juegan el más grande de la historia en tierra batida, Rafael Nadal, y el jugador más en forma, David Ferrer. España es favorita, no hay dudas. Hace unas semanas Argentina podía plantearse como objetivo ganarle los dos puntos a Ferrer, pero resulta que David está en gran forma y es durísimo a cinco sets en tierra". "España, para mí, es siempre favorita en casa", añadió Moyà, en una afirmación certificada por las estadísticas, ya que el equipo anfitrión no pierde como local desde la derrota ante la Brasil de Gustavo Kuerten en 1999.

Desde ayer en Sevilla, Moyà se emociona al reencontrarse con una ciudad que marcó su carrera. Es aquí donde, en 2004, ganó el punto decisivo de la final sobre el estadounidense Andy Roddick para darle su segunda Copa Davis a España. La primera, en el año 2000, la vio desde fuera, lesionado: "La verdad que aquello fue el guión perfecto, parecía escrito por mí, no pudo ser mejor. Volver a Sevilla es especial para mí, muchas emociones que se me acumulan".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios