Negredo pone orden a tiempo (2-1)

  • Dos goles del capitán dan la victoria al Sevilla en un encuentro en el que prefirió contagiarse de la anarquía del Athletic de Bielsa a poner el control. Navarro, expulsado, no jugará el derbi.

La cordura volvió a su hora. Dos goles de Negredo han dado la victoria al Sevilla ante el Athletic de Bilbao en un encuentro loco en el que los de Unai Emery sufrieron más de la cuenta tras dejarse llevar por la anarquía de los vascos y derrochar una batería de ocasiones claras.

La fortuna que los de Nervión no tienen lejos de la capital hispalense si la encuentran en casa. Seguramente porque la intensidad de inicio que le imprimen a los partidos en el Sánchez Pizjuán no se acerca ni de lejos a la de cualquier salida, y esas ganas son fundamentales para hacer algo que al Sevilla le cuesta horrores como visitante: adelantarse en el marcador. Con el viento a favor las cosas se ven diferentes y los de Emery este lunes sí han disfrutado de ese extra temprano. Desde que en el minuto cinco Negredo sólo tuvo que peinar hacia la portería de Iraizoz una falta magistral de Rakitic. Fue el capitán el que acertó, pero bien podría haber sido Fazio, Coke o cualquiera de los que integraban la marea blanca que entró libre de marca al remate en el área pequeña.

Esa facilidad defensiva sólo fue un anticipo del resto de comodidades con las que iban a obsequiar a los locales durante toda la primera mitad. Para bien o para mal, el Athletic de Bielsa intenta jugar al fútbol desde abajo y, esta temporada, a poco que sus rivales ejercen bien la presión, las pérdidas de balones en la salida se les multiplican. Si a eso se le une un arbitraje permisivo en beneficio de la fluidez del juego como el Mateu Lahoz y que el Sevilla no puso el criterio que debía, el partido se convierte en el correcalles que fue, para beneficio del que genera más y acierta.

En ausencia de Navas, el voto de confianza de Emery a Manu del Moral duró hoy 45 minutos. En la segunda mitad, Botía salió en su lugar para desplazar del centro de la defensa al lateral izquierdo a Navarro, adelantar a Moreno al extremo y cambiar a Reyes -hoy enorme- a la derecha. Iraizoz no se había asentado todavía en la portería de Gol Sur cuando tuvo que emplearse a fondo para repeler una falta que el utrerano chutó abajo. Aunque en este acto, el que golpearía primero sería el equipo vasco con una jugada parecida a la del tanto de Negredo y que Gurpegi transformó en el empate.

Los de Nervión continuaron colaborando en la propuesta de juego dislocado del Athletic Club y desperdiciando oportunidades. Especialmente una en la que Rakitic dejó solo a Negredo con un pase interior y que el delantero erró con un intento de vaselina tras escorarse ante Iraizoz. Diego Perotti regresó a un terreno de juego al entrar por Fazio, que se fue tocado para provocar que Navarro y Moreno volvieran a sus puestos de inicio. El catalán por poco tiempo, ya que, a falta de 17 minutos para el final, se fue expulsado al ver la segunda amarilla y se perderá el derbi del viernes ante el Betis. Sin embargo le duraría poco la ventaja numérica a los de Bielsa. Laporte se iría también a la calle después de ver dos tarjetas amarillas en un margen de dos minutos.

En igualdad de condiciones las oportunidades empezaron a aparecersele de nuevo al Sevilla. Negredo marró otra clara, pero afortunadamente fue su último error. A falta de tres minutos para el final se redimió empujando con la derecha en boca de gol un pase de la muerte de Reyes en una jugada iniciada por Perotti. El tanto decantó el partido para los de Emery, que recuperaron a tiempo una razón que les va a hacer mucha falta de cara al viernes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios