Oportuna rectificación, inoportuno Dorado

  • El azar castiga la mejor versión del Betis, a la que sólo le faltó más acierto en el remate · El central erró en los dos goles de Osasuna

Comentarios 1

Un grave error de Dorado, el segundo del partido, dio al traste con la oportuna rectificación de Mel. El técnico decidió morir con las botas puestas y recuperó tras el descanso su dibujo clásico después de un experimento fallido, el de los cinco defensas. Y el Betis ofreció su mejor versión en mucho tiempo. Pero el azar castigó con saña a los verdiblancos, que se comieron a un Osasuna sólo sostenido por su portero, Andrés Fernández. Sólo les faltó acierto ante el gol, que pudo llegar con algo más de tino en Jonathan Pereira, Santa Cruz o Rubén Castro, quien incluso cabeceó al larguero. No llegó el gol y sí la falta inoportuna de Dorado a Ibrahima en el minuto 92. Destino cruel.

Defensa

El Betis no tiene materia prima para defender con cinco piezas, porque acaba reculando y concediendo muchos balones colgados que no sabe defender. Así llegó el 1-0, en un córner al segundo palo, a la zona de Dorado, quien se encogió en lugar de despejar. En cambio, con cuatro en la línea, Mario, por fin recuperado, tiene espacio para mandar en su zona, para salir a tapar o cruzarse y para realizar coberturas. De hecho, Osasuna apenas llegó en la segunda parte, también por el paso adelante tras el cambio de dibujo con la entrada de Rubén Castro por Ustaritz. La tensión de Cañas, Beñat y Mario evitó contragolpes peligrosos y Osasuna llegó poco, pero agradeció la candidez de Dorado.

Ataque

Con el 5-2-3, el Betis no tuvo salida. Si acaso, algún balón colgado a Santa Cruz para que peinase a Jonathan Pereira, como en la falta que Salva Sevilla estrelló en el palo (minuto 7). Faltaba gente en la medular para realizar el juego combinativo al estilo de Matilla o Salva Sevilla. Y los laterales apenas subieron pese a estar arropados por tres centrales. Nula llegada. Todo varió con el cambio al 4-1-4-1. Rubén Castro dinamizó el ataque, Salva Sevilla dejó la banda y distribuyó junto a Beñat por delante de Cañas y Jonathan Pereira y Santa Cruz se asociaron con verticalidad. El zafarrancho sólo dio para el empate y la lesión de Salva Sevilla terminó dejando al Betis algo romo.

Virtudes

La recuperación del estilo. ¿Tarde?

Talón de aquiles

La puntería..., y Dorado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios