Osasuna hace de su estadio un fortín

Osasuna, con su cuarta victoria consecutiva en el Reyno de Navarra, dio un paso importante hacia la zona templada de la clasificación al ganar por 2-1 al Almería en un partido de máxima eficacia en la primera parte, en la que se marcaron los tres goles, mientras que en la segunda hubo emoción con dos lanzamientos al poste del conjunto almeriense.

El equipo navarro, dominador claro del primer periodo, siempre fue por delante en el marcador. Se adelantó a los seis minutos con un gol del canterano Kike Sola y, tras el empate de Corona, amarró el choque con un gol de Cruchaga en jugada de estrategia. Más goles que fútbol en el primer periodo, con máxima eficacia de ambos equipos, que aprovecharon al máximo sus ocasiones, aunque fue Osasuna el que mandó en el juego, ejerciendo de equipo local ante un Almería que incurrió en graves errores en defensa, para acabar abusando de las faltas.

El partido empezó torcido para el equipo almeriense, ya que Bruno cayó lesionado en el primer minuto en un encontronazo con el mexicano Carlos Vela y, además, Osasuna marcó a los seis minutos, con una salida tan inspirada como en el último encuentro en casa frente al Atlético.

Puñal metió un excelente pase interior a Kike Sola, quien se fue de Pulido y elevó el primer tanto al marcador tras regatear a Alves.

El Almería también marcó en su primera llegada con peligro a la portería rival, cuando Corona, libre de marca, remató en el primer palo tras un centro de Aitor.

Osasuna volvió a acertar de inmediato, en un falta lateral de Monreal que cabeceó a gol Cruchaga ante la pasividad de la zaga almeriense, dejando el segundo tiempo para unos ataques sin acierto por parte de los visitantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios