Pepe Alfaro, el mejor ojo del Sevilla

Ángel Alfaro Torres, conocido como Pepe Alfaro, falleció en la madrugada de ayer tras una larga enfermedad y cuando pertenecía al equipo de técnicos de Monchi y aún desarrollaba trabajos para el club. Nacido hace 71 años en Sevilla, su nombre es una institución en el fútbol base, habiendo trabajado más de 40 años al servicio del club nervionense en numerosas tareas siempre vinculadas a sus grandes conocimientos tácticos, que le convertían en un excelente ojeador. Un sinfín de grandes futbolistas fueron captados por Pepe Alfaro: Francisco, Serna, Rafa Paz, Ramón, Nando...

Quienes lo vieron jugar dicen que maravillaba por su calidad. Se inició en el Oriente y militó en el Fregenal, en el Ayamonte y en el Cros de San Juan con Germán Maya, Mani, con quien fraguó una sincera amistad pese a que fueron rivales futbolísticos, pues hacían la misma labor para Sevilla y Betis siendo pioneros en el arte de buscar talentos. Cuando colgó las botas, y al terminar el curso de entrenadores, entró en el Sevilla y ya no lo abandonó, aunque su trabajo nunca fue reconocido como él anhelaba. Comenzó en los infantiles, pero pasó por todos los equipos a excepción del profesional. Con los juveniles fue campeón de Liga y Copa (con Carlitos), también dirigió exitosamente a las selecciones andaluza y sevillana y su hito más alto fue llegar al Sevilla B en la campaña 96-97, cuando Julián Rubio hubo de hacerse cargo de la primera plantilla. Tras esa experiencia pasó a formar parte del equipo de técnicos y hasta hace poco viajaba realizando informes de los rivales de Primera División. En 2003 Del Nido le entregó una placa como "empleado ejemplar del club".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios