Poca variación en la filosofía

  • Manolo Jiménez ha continuado, en gran parte, el juego que desplegara el Sevilla con Juande en el banquillo · Los errores defensivos, el hándicap nervionense

Hay una máxima en el deporte rey que alude a que el fútbol es de los futbolistas. Y en el caso de este Sevilla, no podía ser más acertada. Con la marcha de Juande Ramos el pasado 26 de octubre, se le abría la puerta del primer equipo a un hombre de la casa como Manolo Jiménez. Un sevillista de toda la vida se sentaba en el banquillo del Sánchez-Pizjuán, pero con la difícil tarea de hacer olvidar al entrenador que llevó cinco títulos a las vitrinas de Nervión e hizo que el Sevilla le pelease el título de Liga a los dos grandes hasta la penúltima jornada del campeonato.

Con la marcha del técnico de Pedro Muñoz a Inglaterra, Jiménez se encontraba con un equipo ya hecho para una forma de juego. Y si hasta entonces le fue bien al Sevilla con ese fútbol, ¿por qué cambiarlo? El preparador de Arahal continuó con la senda que había marcado Juande en la mayoría de los aspectos, aunque también aplicó al grupo esa actitud guerrera y ganadora que demostró Jiménez en su etapa como futbolista del Sevilla.

Hasta la fecha, el bagaje del nuevo entrenador blanco en Liga no es de equipo campeón, ni casi de uno europeo. El mismo número de victorias que de derrotas (4) y un empate han dejado al Sevilla cerca de la UEFA, pero lejos de su objetivo real: la Liga de Campeones. Aunque también es cierto, que Juande Ramos, con un partido menos, sumaba los mismos números de Jiménez, pero con un triunfo menos en su haber.

Con todo esto, el Sevilla, desde la derrota en Almería, parece haber encontrado por fin ese sello inconfundible de equipo avasallador. Y si se solucionan los interminables problemas defensivos, sobre todo en el balón parado, la Champions sigue siendo la principal meta.

sin balón

El Sevilla es un equipo acostumbrado a presionar al rival en su parcela. Los delanteros tratan de tapar una salida pausada del balón desde las defensas rivales. Además, la dupla formada por Poulsen y Keita -presumiblemente titular esta noche- ejerce una fuerte presión en la zona ancha, apoderándose de ella y robando continuamente el balón para lanzar peligrosas contras.

con balón

Todo comienza en Daniel, y suele terminar en Luis Fabiano o Kanoute. El lateral brasileño acapara el inicio del juego del equipo nervionense. A veces peca en exceso del fútbol directo, por lo que Jiménez ha decidido dar más protagonismo a Maresca. Si el partido es de ida y vuelta, Daniel es una garantía de centros peligrosos y continuos desdoblamientos con Jesús Navas. Al igual que con Juande Ramos, las bandas del Sevilla siguen siendo el principal arma para destrozar a los rivales. La parte derecha es la más productiva, ya que cuenta con dos de los mejores jugadores a nivel mundial en esa parte del campo.

Y arriba. Qué decir de una de las parejas más productivas de Europa. Cada balón que cae en sus pies suele significar una ocasión de peligro o un gol.

lo mejor

Una plantilla lo suficientemente compensada para llegar lejos en las tres competiciones.

lo peor

Una irregular línea defensiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios