Sin Pops y a la espera de Williams

  • El americano inicia la recta final de su recuperación de la rodilla izquierda empezando el trabajo en pista.

Comentarios 2

A Pops Mensah-Bonsu se le agota el tiempo. El internacional inglés, que llegó como relevo del lesionado Williams, no está dando el rendimiento esperado en los cuatro partidos que lleva como cajista. Nervioso, ansioso y extremadamente individualista, hasta el punto de que Aíto García Reneses llegó a solicitarle en rueda de prensa que, si no suma, al menos no reste al equipo, el ala-pívot no se está revelando como la solución a los problemas del cuadro sevillano por dentro.

No en vano, en las últimas cuatro derrotas, los mismo partidos que Mensah-Bonsu lleva en la plantilla, el Cajasol perdió la batalla reboteadora. Evidentemente no es el inglés el único responsable, pero sí es cierto que se esperaba mucho más de él. Ante el Blusens el cuadro hispalense cedió 15 rebotes ofensivos. Su media actual en esta faceta es de 9,6. En total los gallegos lograron 34 capturas, cuatro más que el plantel que dirige Aíto, que volvió a ceder en esta batalla frente al Gran Canaria (40-34).

El Barcelona y el Real Madrid fueron los últimos en aprovecharse de la indolencia cajista por dentro. El conjunto de Xavi Pascual barrió a su rival (39-16) con 16 rebotes ofensivos (su media es de 10,4), mientras que este domingo pasado los blancos capturaron otros 21 en la canasta cajista, 10 más que su promedio en lo que va de curso (43-28 en el total).

En estos encuentros la aportación de Mensah-Bonsu, lejos de ser decisiva, ha lastrado al grupo con su exceso de individualismo. Se echa de menos a Williams, con quien el Cajasol ganó seis de los 10 encuentros que disputó antes de lesionarse. Ahora el de Starkville inicia la recta final de su recuperación de la rodilla izquierda y podría llegar a tiempo para recibir al Unicaja dentro de tres semanas. Ante el Lagun Aro, en San Sebastián, en un duelo clave por la permanencia, sería forzar demasiado una reaparición muy esperada.

El estadounidense se sometió ayer a una prueba de control en la Clínica Fremap que puso de manifiesto la buena evolución del edema óseo de su rodilla izquierda. No en vano, el edema ha desaparecido y no se registran problemas en el resto de estructuras de la articulación y Williams comenzó el trabajo en pista, con carrera y algunos ejercicios con balón. En función de las sensaciones que experimente el jugador se le irá aumentando la carga de trabajo dentro de un plan progresivo.

Por su parte, John Holland también mostró una evolución muy positiva del esguince de grado I-II que se produjo en el tobillo derecho el pasado viernes en un entrenamiento, y que le impidió jugar ante el Real Madrid. El escolta reanudó la carrera y en principio no debe tener problemas para entrenar el martes junto al resto de sus compañeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios