Schumacher y sus ansias por jubilarse

  • "Para mí ya no hay nada mejor que estar en casa, eso significa libertad", asegura

El adiós del alemán Michael Schumacher a la Fórmula 1 se vuelve más amargo según pasan los grandes premios: el siete veces campeón del mundo se quedó ayer de nuevo fuera de los puntos en la prueba de Corea del Sur.

"Hay carreras en las que simplemente no funciona y que hay que olvidar rápidamente. Ésta fue una de esas carreras", señaló Schumacher, que terminó decimotercero en Yeongam.

El alemán, que anunció su retiro al término la temporada, deberá disputar su última carrera en Brasil con Mercedes, una escudería con un coche inferior al resto de equipos punteros.

Schumacher no terminó siete grandes premios esta temporada y sólo puntuó en otras siete pruebas. Después de terminar undécimo la semana pasada en Japón, el alemán sólo pudo quedar dos puestos por detrás en Corea del Sur, un "paso atrás en el rendimiento" que frustra al piloto.

Nada de ello se lo imaginaba Schumacher cuando anunció a finales de 2009 que volvería a las pistas después de tres años retirado. "Sólo me habría visto satisfecho con un campeonato. Ése fue mi objetivo cuando regresé", señaló Schumacher en una entrevista que publicó el sábado el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Mercedes estuvo siempre a años luz de hacer que Schumacher pudiera cumplir su sueño. En las cuatro carreras que restan hasta el final del campeonato, la escudería alemana sólo puede aspirar a mantener el quinto puesto en el Mundial de constructores. Un par de millones de euros están en juego.

Así, no es de extrañar que Schumacher añore el final de su carrera. "Tengo ganas de jubilarme. Creo que dadas las circunstancias tomé la decisión correcta", dijo Schumacher antes del Gran Premio de Corea del Sur.

"Para mí, no hay nada mejor que estar en casa. Para mí, significa libertad, y quiero disfrutar de ello pronto", añadió el veterano piloto, de 43 años.

Desde su vuelta a las pistas, Schumacher sólo estuvo cerca de la victoria en una ocasión, en el Gran Premio de China este año. Pero una tuerca de su bólido lo frenó y su compañero en Mercedes, Nico Rosberg, terminó en lo más alto del podio.

El alemán señaló una y otra vez que está insatisfecho con los resultados de Mercedes en los últimos tres años: "Hay que decir bien claro que no alcanzamos nuestros objetivos".

Ayer se volvió a sentar en un coche lento que no le permitió entrar en los puntos. "El auto de Michael no tuvo en ningún momento de la carrera el rendimiento que esperábamos", reconoció el director deportivo de Mercedes, Norbert Haug.

Schumacher se despedirá de la Fórmula 1 el 25 de noviembre en Sao Paulo. Restan cuatro carreras. Después, lo espera la "libertad" de su familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios