real betis

Sensación de izquierda

  • Cuatro de los cinco triunfos logrados con Paco Chaparro al frente se originaron con asistencias desde la banda siniestra · La sociedad Pavone-Edu consigue más de la mitad de los goles del equipo bético

Comentarios 7

Hacía tiempo que en Heliópolis no se disfrutaba sobremanera con un partido del Betis, algo que sí ocurrió ante el Madrid. La grada vibró e incluso recordó por momentos a la noche mágica ante el Chelsea, quizás la última gran actuación de ese Currobetis que parecía aletargado en los últimos tiempos. Tensión, concentración, solidaridad y dosis de buen fútbol fueron algunas de las claves de la reacción bética. Pero, como siempre en fútbol, nada fue casualidad y a los de Paco Chaparro le salieron algunas de las jugadas anotadas en la libreta.

Se ha acostumbrado el Betis a ser un equipo de izquierdas y no por su preferencia electoral. Desde la llegada de Chaparro al banquillo la mayor parte de los triunfos se han fraguado desde esa zona del campo. Los actores cambian, pero el resultado se mantiene para suerte de un Betis que respira una jornada más.

Asistencia de Xisco a Capi, con la que se inició el periodo ganador de Chaparro en Villarreal, y del propio mallorquín para abrir el marcador ante el Getafe o vencer en el último minuto en Montjuïc. Pases de Caffa, el mejor asistente del Betis, o del mismo Pavone, que ha formado una rentable sociedad con Edu, el máximo goleador del equipo verdiblanco. Todas esas acciones sirven de ejemplo para un equipo que ha encontrado su tendencia preferida. Además, cuatro de las cinco victorias que se han producido en los algo más de dos meses con el trianero al frente se han originado desde la zona izquierda. Ante el Villarreal, el Getafe, el Espanyol o el sábado ante el Real Madrid, el origen del triunfo estuvo en la siniestra, a lo que se sumaría el punto conseguido ante el Recreativo.

La sociedad más rentable

Pero las asociaciones en el Betis no sólo se quedan en la banda izquierda. Basta mirar a la dupla formada por Edu y Pavone, un brasileño y un argentino que se empiezan a entender a la perfección. Entre ambos han conseguido 14 de los 26 goles del Betis, lo que refleja que su decisiva aportación para el equipo. Además, los dos se han intercambiado sendas asistencias de gol con la que empieza a ser clásica jugada verdiblanca, con centro del ariete desde la izquierda y remate de cabeza de Edu en el segundo palo.

Pero, además, la presencia de ambos sobre el terreno de juego casi garantiza un resultado positivo para el equipo bético. Así lo refrendan 14 de los 17 puntos obtenidos con Chaparro en el banquillo, ya que únicamente en la victoria del Villarreal, en la que no participó Pavone, no jugaron juntos. Sólo en la derrota ante el Deportivo coincidieron los dos sobre el campo, ya que ante el Sevilla y el Valencia, el argentino se marchó sin disputar un minuto.

Los números de ambos, con ocho goles de Edu y seis de Pavone, se asemejan a los de otras parejas letales en verdiblanco, véase Alfonso-Pier en la década de los noventa o la del propio Edu con Oliveira hace dos temporadas, aunque ambos sumaban nueve goles más a estas alturas.

Curiosamente, de los ocho tantos de Edu, cinco han tenido como asistentes a los argentinos que militan en el Betis, demostrando que una sociedad brasileño-argentina también puede resultar beneficiosa. Somoza, Caffa o Pavone han tenido a Edu como rematador de sus pases, aprovechando el buen remate del brasileño.

La cabeza también juega

A la tendencia ya comentada de percutir desde la zona izquierda se le une otra peculiaridad, los remates de cabeza. El Betis es el equipo, junto al Sevilla, que más goles consigue con la testa, aunque en el conjunto verdiblanco representa un porcentaje mucho más alto. Hasta en once ocasiones ha perforado el conjunto bético la meta contraria de cabeza, comenzando en la primera jornada del campeonato con el gol de Nano en el Nuevo Colombino.

Además, de esos 11 goles, más de la mitad vuelven a ser de la pareja del gol, Pavone y Edu, aunque en este caso la aportación del brasileño sea mucho mayor. Y es que Edu ha anotado sus últimos cinco tantos con la cabeza, colocándose en los primeros lugares del campeonato.

Nano, Fernando, Xisco, Capi, Pavone y Edu, éste en las cinco ocasiones comentadas, han sido los artífices de los goles de cabeza, de los que, además, siete se han generado por esa banda siniestra que empieza a ser decisiva en la salvación verdiblanca. La cabeza no sólo está para pensar, sino que en el Betis también sirve para conseguir los puntos que conduzcan a la permanencia.

Mejor ante los grandes

Chaparro señaló tras el partido ante el Madrid, que poco tiene que ver la manera de jugar ante el líder con la de otros encuentros, por aquello de los espacios que se generan y la manera de elaborar el juego. El técnico trianero admitió de esta manera que al Betis se siente más cómodo ante los equipos de la zona alta, ya que no tiene la necesidad de llevar el peso del partido.

De las cinco victorias logradas con Chaparro, tres de ellas han sido con equipos de la zona europea e incluso una cuarta con el Almería, que se maneja por la parte alta de la tabla, aunque cuando los béticos vencieron al equipo andaluz tuvieran objetivos parecidos. Villarreal, Espanyol y Madrid cayeron derrotados ante los verdiblancos y también el Getafe, que pelea por consolidarse en una zona tranquila, pero cuyo estilo de juego se asemeja más a los de la zona noble, por aquello de intentar imponer el ritmo del partido.

Chaparro aseguró en la previa del partido que el equipo no se le había caído, como parecía tras la imagen ofrecida en las dos últimas derrotas. El Betis expuso en la primera media hora ante el Madrid los mismos errores pasados, aunque luego fue capaz de darle la vuelta al partido. Y las claves de la recuperación verdiblanca volvieron a estar en las que se han acentuado con Chaparro. La sociedad Pavone-Edu, los goles de cabeza, el buen hacer ante los grandes y, sobre todo, un triunfo generado desde la izquierda. El Betis es un equipo siniestro, algo que le sirve para ganar partidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios