Sergio García se desfonda en la tercera jornada

El irlandés Shane Lowry amaneció inspirado en el campo de Oakmont, en el oeste de Pensilvania y sede del 116 Abierto de Estados Unidos, y se apuntó dos birdies en cuatro hoyos para concluir la tercera y prolongada ronda con siete bajo el par.

A falta de una ronda, que tenía previsto finalizar bien entrada la madrugada, los perseguidores eran el estadounidense Dustin Johnson (-3), a cuatro golpes de Lowry, junto con Andrew Landry, el sorprendente líder de la primera ronda que, en contra de los pronósticos, no se descolgó de los primeros puestos de la clasificación. Con menos suerte comenzó la tercera vuelta el golfista castellonense Sergio García (par), quien se dejó dos golpes y cuatro puestos en la clasificación. "No voy a cambiar de estrategia en absoluto. Hace falta que los putts que bordean el hoyo entren como le sucedió a Shane", manifestó García acerca de su compañero de partido, el irlandés Lowry.

García, junto a dos docenas de competidores, tuvo que regresar a Oakmont de madrugada para terminar los cuatro hoyos de su tercera ronda, postergada por las fuertes tormentas de la primera jornada.

"Me hubiera gustado dormir tres horas más, pero estamos acostumbrados y muchos otros se han tenido que levantar a las cinco de la mañana toda la semana", declaró el castellonense, que viene de ganar el Byron Nelson del Circuito de la PGA y está demostrando su destreza con el putter durante este segundo grande la temporada.

Los otros dos golfistas españoles, Rafa Cabrera Bello (+3) y el vizcaíno Jon Rahm (+7), superaron el corte para jugar las dos últimas rondas y se encuentran, respectivamente, en los puestos 21 y 43, bastante alejados del líder. Para la última ronda, Cabrera Bello aspira a superar sus dificultades en los greenes y colarse entre los diez primeros, mientras que Rahm busca consolidar una notable actuación en su primer grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios