El Soderinsa cede la corona tras 11 años

  • El Rinconada, con todo en contra, cayó frente a La Orden por 4-1

"El día que el Soderinsa no gane el Campeonato de España se empezará a valorar la gesta épica que ha conseguido". La frase, múltiples veces acuñada, a partes iguales por técnicos, dirigentes y aficionados, cobró ayer especial significado con la derrota, doce años después del mejor club de la historia del bádminton español. El Rinconada cedió su corona de campeón ante la Orden, que ganó en la vuelta 4-1 haciendo bueno el 3-4 que logró en la localidad sevillana.

Los dobles mixtos tuvieron claro color onubense. La dupla formada por Pablo Abián y Haidee Ojeda demostró ser superior a los indonesios del Soderinsa, Stenny Kusuma y Meisy Jolly Lee. A pesar del esfuerzo de los asiáticos, que se vaciaron sobre la pista del Andrés Estrada, nunca consiguieron inquietar a los locales, que vencieron por 21-17 y 21-12.

La derrota inicial hizo tambalear aún más la moral del Soderinsa, aunque no la de sus aficionados, que seguían con su guerra particular de hacerse oír entre la mayoría de aficionados de La Orden. Carlos Longo y Ernesto Velázquez diaron vida a los sevillanos ganando a Hendri Winarto y Eliezar Ojeda (21-8, 14-21 y 17-21), pero nada más sumar este punto con el dobles masculino el equipo estaba ya herido de muerte, ya que las féminas Laura Molina y Meisy Jolly Lee habían perdido ante Haidee Ojeda y Noelia Jiménez (21-17 y 21-11).

Todo podía quedar sentenciado en los dos primeros duelos individuales. Y así fue. Marta Calleja, con 17 años, se dejó el alma en la pista ante una más curtida y experimentada, Noelia Jiménez, que tenía a favor también la enorme presión ambiental. El resultado final fue de 21-11 y 21-5 para la madrileña del IES La Orden. Por último, el esperado duelo entre Pablo Abián y Ernesto Velázquez el marcador fue apretado (21-18 y 21-15), pero cayó del lado local y dabnto el triunfo y el título a La Orden .

Finaliza así una temporada aciaga cargada de penurias económicas y lesiones. Y quizá acaba un ciclo con el anuncio de la despedida de Carlos Longo, que anunció que era su último partido con el Soderinsa para "disfrutar de la paternidad". También dijo adiós Ernesto Velázquez, uno de los jugadores más laureados de la entidad, que seguirá su carrera en Dinamarca en busca de una Liga más competitiva con el objetivo de llegar a los Juegos de Río de 2016.

Lo que está claro es que, recupere el título el año que viene o no vuelva a ganarlo más, el Soderinsa es uno de los clubes más laureados de Andalucía, pese a las lágrimas que derramaron sus jugadores tras perder su primera final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios