El Soleá traza la frontera

  • El Demo, con escasas opciones ya de postular al ascenso

Con el triunfo de ayer ante el Demo, el Soleá puso tierra de por medio entre dos zonas de la clasificación: aquellos equipos que estarán llamados a pelear por los puestos de ascenso a la Regional Preferente y los que pulularán plácidamente por una zona de nadie. En definitiva, el de ayer fue un encuentro que traza la frontera que separa a los conjuntos que serán y los que no serán.

Hasta ayer, tanto Soleá como Demo ostentaban la etiqueta de aspirantes. Pero sólo hasta ayer. Tras su derrota, el Demo se coloca ya a una distancia de diez puntos del ascenso, que si bien no insalvables, sí pueden resultar definitivos a nueve jornadas del final de la competición. Pero esta caída del Demo a los confines de la nada vino precedida por una primera parte intensa e igualada. No hubo goles en este periodo, pero hubo de todo lo demás, incluidas varias claras ocasiones en las dos áreas.

Después del descanso, el partido siguió vibrante, con la diferencia ahora de que únicamente el Demo jugaba al fútbol. Mientras, el Soleá, distraído, ignoraba cualquier desenlace favorable. El portero local desbarataba las llegadas visitantes y, poco a poco, el Soleá fue apoderándose de todos los tiempos del juego.

Mediado el segundo periodo llegó la jugada clave, origen del primer gol de los del Polígono de San Pablo. Los jugadores del Soleá emularon al Getafe frente al Real Madrid e iniciaron un contraataque cuando sus rivales pedían del árbitro la señalización de una falta. Cristian se plantó solo ante el portero del Demo y remató a placer. El típico tanto que te deja con la cara de tonto, el gol que te abandona al otro lado de la frontera, en la zona de nadie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios