Tenerife, una ocasión pintiparada

  • El Caja visita el domingo a un rival con la baja de Sekulic y que tiene tocados a Jones, San Miguel y White

La salvación virtual del Baloncesto Sevilla puede ser matemática este domingo. Bastará con hacer lo mismo que haga el Estudiantes, que una hora antes recibe al Fuenlabrada, equipo que marca ahora la zona de play off, o ganar en el Santiago Martín de Tenerife y que el Obradoiro pierda en su visita al Real Madrid. Con cualquiera de esas combinaciones el Caja habrá certificado su permanencia deportiva un año más en la ACB, algo que no es baladí en un año excepcional en el que seguro habrá un descenso (por el acuerdo con el Ourense) y puede que alguno más después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) fallase hace unos días a favor de la supresión del canon de ascenso que supera los 3,5 millones de euros. Independientemente de ello, en el club tratan de inyectar ambición a sus jugadores porque para una entidad que se juega su supervivencia y que debe ser adquirida en algo más de un mes por un grupo inversor dar una buena imagen, pelear, ganar y quedar lo más arriba posible puede ser la diferencia entre continuar o hundirse.

Y no es precisamente el peor momento para visitar a un Iberostar con problemas. El conjunto de Txus Vidorreta ha encadenado tres derrotas consecutivas y con 13 triunfos (uno más que el cuadro hispalense) está a dos del octavo puesto. Sus opciones de clasificarse para las eliminatorias por el título pasan por ganar a la tropa de Luis Casimiro, que buscará su segunda alegría lejos de San Pablo en la segunda vuelta de un campeonato ante un rival bastante debilitado. Su techo, Blagota Sekulic (2,10 metros), sufre una rotura fibrilar en el músculo sóleo de la pierna derecha que lo obligará a estar de baja al menos dos semanas, en las que se someterá a un tratamiento específico para luego reincorporarse a la dinámica del grupo en función de su evolución. El montenegrino es el segundo anotador del conjunto isleño (con 10,6 puntos, sólo superado por los 13,2 de Richotti) y el máximo reboteador (4,5), por lo que su baja será importante ante un conjunto, el sevillano, que tiene en Balvin uno de sus mayores baluartes esta temporada, por lo que tendrá más minutos el joven senegalés Mamadou Niang (2,09 metros), con el que el checo debería pasar menos apuros en la pintura.

A la baja segura de Sekulic se une, además, el delicado estado físico del otro cinco nato del equipo, Joseph Jones. El norteamericano, que jugó 14 minutos la jornada pasada en Valencia pese a la ausencia del pívot balcánico, no acaba de recuperarse del todo de una sobrecarga en la zona lumbar que arrastra desde hace un tiempo. Esta semana el cuerpo técnico sigue pendiente de su evolución y del tratamiento de los fisioterapeutas para su recuperación, aunque de jugar lo hará algo mermado. No en vano, en la Fonteta, Vidorreta llegó a usar de cinco a O'Leary y Hanley, dos ala-pívot de 2,01 metros.

Sin embargo, la pintura no será el único problema que deberá superar Vidorreta. Todavía no hay fecha concreta para el regreso del base Davin White, que se ha perdido las dos últimas citas por un esguince en su rodilla izquierda que se produjo en la visita a Manresa. Si fuerza podría reaparecer contra el CB Sevilla. Y lo hará según la evolución de otro que anda tocado como Rodrigo San Miguel. El otro director de juego del Iberostar Tenerife sufre una contusión muscular en el cuádriceps del muslo izquierdo a raíz de un lance del choque del domingo contra el Valencia, por lo que el único base sano a día de hoy es el recién llegado Dani Pérez.

Con tantas bajas, la ocasión parece pintiparada para que el conjunto andaluz gane en Tenerife, algo que no ha hecho desde el último ascenso de este CB Canarias en la campaña 2011-2012. Desde entonces, tres derrotas en otras tantas visitas, aunque en verano el Caja si ganó allí un amistoso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios