Todas las miradas van ahora para el césped

  • Deschamps dice que el estado de la hierba del Velodrome es "desastroso"

La amenaza terrorista, las huelgas, los hooligans,... y ahora el césped de los estadios. La Eurocopa atrae los problemas, el último, el mal estado de la hierba en numerosos campos que ha provocado las críticas de jugadores, entrenadores y comentaristas.

"Desastroso". Así definió el seleccionador francés, Didier Deschamps, el verde del estadio Velodrome. El técnico, que entrenó al Marsella varias temporadas, creyó ver el origen del mal empedrado: "Esto es lo que pasa cuando dejas que un mes antes de la Eurocopa se haga un concierto de AC/DC".

Deschamps no es el único que ha visto que el estado del césped no está a la altura de una competición como la Eurocopa y las quejas han llegado a oídos de la UEFA, organizadora del torneo, que no oculta su preocupación.

"Algunos céspedes han sufrido mucho y eso los ha dañado, pese a que han recibido una atención particular de parte de los jardineros", aseguró el director general del evento, Martin Kallen.

La organización considera que el trabajo previo de preparación fue adecuado, incluso conllevó el cambio completo del verde en Lille, Niza y Marsella, y todos ellos fueron sometidos a un tratamiento de luminoterapia, ventilación, control de la dureza y fertilización bajo la atenta mirada de los expertos jardineros de la UEFA.

En el caso de la de Marsella, Kellen consideró que nada tiene que ver con el concierto del grupo de rock al que hizo referencia el seleccionador francés, puesto que fue plantado después del mismo. Pero con tan poca antelación que todavía no ha podido enraízar.

Además, las condiciones meteorológicas en Francia en las últimas semanas, en particular las fuertes lluvias que han caído en el país, han sometido los céspedes a un estrés inesperado que, en algunos casos, se ha revelado fatal.

Algunos campos han visto cómo sus condiciones empeoraban de forma muy rápida. El propio Velodrome presentó un césped en bastante buen estado en el Inglaterra-Rusia y cuatro días más tarde Deschamps lo describió como un patatal. Por eso, la organización ha decidido preservar al máximo la hierba y ha prohibido los entrenamientos en los estadios en las jornadas previas a los partidos.

La UEFA había impuesto a los organizadores franceses un control muy firme de los céspedes durante la competición, que debían ser segados una o dos veces al día y cuya altura máxima debía ser de 30 milímetros.

El estado del verde no es una preocupación nueva en el comité. Su presidente, Jacques Lambert, ya avisó hace un año. Ahora el tiempo corre en su contra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios