Turco en casa, brasileño fuera

  • El equipo de Zico, Roberto Carlos y Alex no mantiene a domicilio su alto rendimiento como local

El Fenerbahçe, el equipo de la zona asiática de Estambul, es actualmente tercero en la Liga turca a dos puntos del líder Galatasaray, pero es un clásico en Europa, aunque nunca había llegado tan lejos en la máxima competición continental, en la que ha jugado 5 liguillas. Entrenado por un icono de la selección brasileña de 1982 que jugó la primera fase del Mundial de España en Sevilla, Zico, su fútbol refleja en parte la filosofía canarinha, pues no en vano, aparte del entrenador, en su plantilla destacan cinco brasileños, todos ellos con gran importancia dentro del equipo. De todos ellos, el más conocido es Roberto Carlos. El ex madridista vive sus últimos años al máximo nivel en las filas de este clásico del fútbol turco, aunque aún tiene fuelle y, sobre todo, carisma. Sus golpes francos siguen siendo temidos y se espera un bonito duelo con Jesús Navas, quien precisamente solió tener buenas actuaciones contra él aprovechando el pasillo de sus subidas en el Madrid. Pero el veterano lateral zurdo no es el alma máter del Fenerbahçe ni mucho menos su jugador más desequilibrante. Este papel recae en Alex, un mediapunta con mucha clase y velocidad que ha deslumbrado en varios equipos grandes de Brasil y en la selección.

El de Zico es un equipo que juega al ataque y eso le puede venir bien al Sevilla. Sin embargo, también es cierto que cambia mucho su comportamiento en casa con respecto a sus salidas. Es algo frecuente en el fútbol turco aprovechar la gran presión de la grada. Así, el Fenerbahçe basó su llegada a octavos con tres victorias -incluido al Inter (1-0)- en el Sükru Sarocoglu, donde también cayeron PSV Eindhoven (2-0) y CSKA de Moscú (3-1). Fuera de casa, el rendimiento ha sido distinto y también algo la manera de afrontar los partidos, en este caso buscando el contragolpe, logrando así empatar ante CSKA (2-2) y PSV (0-0) y perdiendo en San Siro (3-1). Anteriormente, el equipo de Zico había eliminado al Anderlecht en la ronda previa.

En la defensa destaca la presencia de Diego Lugano, un central de Figger que fue seguido por Monchi cuando despuntaba en Sao Paulo junto a Luis Fabiano, por lo que, más que uruguayo, puede considerarse otro brasileño más, como su pareja en el centro de la zaga Edu Dracena. En el centro, el ex juventino Appiah ha perdido cualquier protagonismo y apenas juega, siendo la apuesta de Zico el también brasileño Mehmet Aurelio, quien tiene a Alex como enganche con los puntas. Ahí empieza la artillería del Fenerbahçe, que hace un juego muy abrasivo en los últimos metros. Alex tiene velocidad, pero Kezman y, sobre todo, Deivid (estuvo cerca del Betis) tienen gol. No hay que olvidar a Kazim Kazim, un hombre que está haciendo muchos tantos, y a las entradas por la banda izquierda de Ugur Boral, un desconocido que tiene una zurda bastante aceptable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios