Úriz apela al orgullo del plantel para dar un giro a la situación

Con 11 jornadas por delante, el equipo bético afronta como penúltimo de la clasificación un último tramo de competición decisivo. Para salir de la zona de descenso, hay jugadores verdiblancos que consideran urgente una mayor aportación de carácter. Es el caso de Mikel Úriz. El base bético reclamó "orgullo" a la plantilla.

"Contra el Bilbao Básket comenzamos y terminamos mal. Y no fue la única vez que nos pasó. Yo creo que hay que ser autocríticos", reflexionó Úriz, quien añadió que tanto él como sus compañeros han de "mirarse cada uno y ver que hace falta orgullo y hambre en este tramo. Eso y las ganas hacen mucho, más que el baloncesto", afirmó el director de juego navarro en una entrevista ofrecida a Radio Marca Sevilla.

Aparte de lo anterior, Úriz coincide con los aficionados cajistas en parte del diagnóstico del problema: la defensa y cerrar el rebote defensivo son cuestiones cruciales para que el equipo recupere un tono competitivo en los partidos.

"Tenemos rivales directos que tampoco están en su mejor momento. Y están a tiro. La clave sería ganar tres o cuatro partidos en las próximas cinco jornadas, pero tenemos que ser conscientes de que tenemos que hacer las cosas mucho mejor. Si no sumamos nosotros, no sirve de nada", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios