Dos astros a 53 kilómetros

  • Messi y Curry, quienes se profesan mutua admiración, están más cerca que nunca, si bien parece complicado que puedan encontrarse

Por una diferencia de 23 horas y 53 kilómetros, los astros no coincidirán en San Francisco. Ese tiempo y esa distancia separará las actuaciones de Stephen Curry y Leo Messi, dos de los deportistas más talentosos y populares.

Después del triunfo del jueves, los Warriors de Curry reciben hoy a Cavaliers Cleveland en el Oracle Arena de Oakland en el segundo encuentro de la serie final de la NBA.

Unas 23 horas después de que cabara ese partido y exactamente a 53 kilómetros de la casa de los Warriors por la autopista 880 Norte, Messi saltará al campo del Levi's Stadium de Santa Clara para en el debut de la selección argentina en la Copa América Centenario, después de su viaje relámpago a Barcelona para declarar en un juicio por presunto fraude fiscal.

Esa circunstancia, unida al golpe en la espalda que recibió en el último amistoso de la albiceleste ante Honduras, motivó que el astro argentino reservase energías para su estreno ante Chile.

Por eso se complicó el esperado encuentro entre ambas estrellas, que declararon su mutua admiración en varias ocasiones. Aunque, con la capacidad de los dos para escabullirse, quizá la reunión finalmente se pueda concretar.

Sus genialidades en el campo, el talento para la improvisación, la capacidad para anotar puntos y goles ante rivales más grandes y fuertes, y hasta un perfil alejado de las polémicas derivó en una inevitable comparación entre ambos ídolos, de 28 años.

"No lo sé, es como la cuestión del huevo y la gallina, ¿no?", respondió entre risas Curry cuando le preguntaron si él era el Messi del baloncesto o el argentino el Curry del fútbol.

Por su parte, el jugador del Barcelona respondió como si le devolviera una pared... o una asistencia: "Es muy bueno, a todos nos tiene asombrados. Hace cosas con el balón como si estuviera conectado con él. Tenemos estilos similares, verlo jugar es mágico".

Más allá de la admiración, ambos iniciaron un relación de amistad a distancia y a través de las redes sociales.

El primer acercamiento fue obra de Curry, quien en diciembre, cuando Messi superó los 30 millones de seguidores en Instagram, a través de un vídeo felicitó al argentino y le envió una camiseta de los Warriors firmada, con el famoso 30 en la espalda. También le pidió la suya cuando llegara a los 10 millones. En ese momento, el base contaba con unos cuatro.

"Muchas gracias al fenómeno Stephen Curry por mandarme su camiseta firmada con el número 30 para felicitarme por los 30 millones de seguidores en Instagram. ¡En cuanto llegues a 10 millones te mando la mía!", agradeció Messi poco después.

El mes pasado, Curry superó la barrera de los 10 millones y Messi le devolvió el gesto: grabó un vídeo en el que lo felicitaba, le envió su camiseta firmada con la frase "con mucho cariño para Curry" y le dejó un mensaje de aliento, teniendo en cuenta que el estadounidense se encontraba lesionado en la rodilla en ese momento.

"Hola, maestro Stephen Curry. Como te prometí, aquí te mando mi camiseta, con un 10 en la espalda para celebrar tus 10 millones de seguidores en Instagram. ¡Un abrazo y muchos éxitos!", escribió el argentino.

"Gracias por los mensajes y la energía positiva de esta semana pasada. Este regalo es un recuerdo de lo increíbles y compasivos que son los fans en todo momento. Gracias por ayudarme a celebrar este hito, Leo Messi", respondió Curry mostrando la elástica.

El destino ha colocado a ambos en San Francisco, capital mundial del deporte por unas horas. Los afortunados fanáticos que anden por allí todavía pueden asistir al recital de ambas estrellas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios