No cambia el discurso

  • Del Nido se mueve entre la ilusión europea, el apoyo incondicional a Jiménez y el mantenimiento del objetivo de acabar entre los cuatro primeros · "Ojalá toda la presión sea para el presidente", apunta

Comentarios 0

Discurso institucional sosegado de José María del Nido en su tradicional comparecencia en cada viaje europeo. El presidente se mostraba ilusionado con la posibilidad de concluir la fase de grupo en el primer puesto, mantiene los mismos objetivos para una Liga en la que aún confía en concluir entre los cuatro primeros y reiteraba su confianza en Jiménez antes de reclamar para sí mismo toda la presión.

Se sigue el orden lógico de las cosas y lo primero de todo ahora es la Liga de Campeones, esa opción para el Sevilla de acabar primero del Grupo H. "Es una oportunidad histórica para conseguir el liderato e intentar que el sorteo nos beneficie. Vamos con muchísima ilusión para marcar una nueva pauta en la Liga de Campeones y seguir dando el nivel que hemos dado hasta ahora. Tras el tropiezo de Londres, se ha visto que el equipo se transforma y llegamos en un buen momento a Praga. Creo que daremos el nivel", reflexiona un Del Nido que marca las distancias respecto a la Liga: "Son competiciones distintas y objetivos distintos. En Liga de Campeones hemos dado un nivel alto y somos un rival temido".

Del Nido se atrevió a ubicar a su equipo en un escalón inmediatamente inferior a los más grandes del continente, algo que considera positivo. "Es bueno que en Europa nos tengan respeto y creo que lo hemos conseguido. El Sevilla está ahí y eso es bueno porque no hay una condición de favorito. En la Liga de Campeones no la tiene ningún equipo, ni siquiera Milan, Barcelona, Liverpool, Manchester o Chelsea. Es bueno que el Sevilla esté después de esos grandes del fútbol europeo". Eso sí, el presidente se ufana de haber llegado a esta última jornada en semejante situación de privilegio: "Afortunadamente, tenemos hasta pasada la eliminatoria cuando hay equipos que soñarían con estar en esta situación. Tenemos que ir a lo nuestro, pues contamos con una gran oportunidad de coronar esta Champions ante un rival que se juega poco".

Segunda cuestión, la Liga española, un torneo en el que se echa de menos al Sevilla de las dos últimas campañas, aunque Del Nido no rebaje el listón de los objetivos. "El equipo no ha cogido el nivel al que nos tenía acostumbrado en la pasada campaña, pero hay que confiar en que hay una gran plantilla, con un cuadro técnico capacitado para sacarlo adelante. Estoy convencido de que al final los objetivos se cumplirán. Con más trabajo que en la pasada campaña, pero los acontecimientos vividos hacen que tengamos que confiar ciegamente en todo lo que hemos hecho y estamos convencidos de que al final estaremos entre los cuatro primeros".

Alguien le pregunta al presidente entonces si no ha variado nada pese a la lejanía con los primeros clasificados y éste responde con prontitud: "El discurso es el mismo porque los objetivos son los mismos. Distinto es que no se consigan los resultados y que siempre le entren a uno las dudas sobre si el equipo va a poder recuperar los puntos perdidos, pero el plantel sigue siendo el mismo y desde el comienzo del campeonato no le ha cogido la onda a la competición doméstica. Esperemos que lo haga".

Tercera cuestión, el apoyo para Jiménez desde un punto de vista muy profesional. "En el fútbol hay críticas para todo el mundo, ¿quién no se equivoca en este mundo tan difícil?, pero el técnico tiene las espaldas anchas porque lleva muchísimos años de profesional y sabe aceptarlas igual que acepta los aplausos. Hay que saber soportar la presión, yo conozco a Jiménez desde hace años y sé que sabrá aguantar la presión que conlleva ser entrenador de un gran equipo", reflexiona antes de reclamar incluso para sí mismo esa carga adicional, "porque ojalá toda la presión fuera para el presidente. Él tiene contrato para este año y otro más y queremos que esté muchos más".

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios