Con mucho camino por recorrer

  • Juan Andreu Candau, jugador del Fraikin Balonmano Granollers de la Liga Asobal

Comentarios 1

En el colegio de los Padres Blancos se ha fomentado siempre el balonmano en lugar de deportes masivos como el fútbol o el baloncesto. Y fue allí donde Juan Andreu comenzó a dar los primeros pasos en este deporte.

Permaneció allí hasta la categoría de cadetes, desde la que dio el salto al equipo del barrio de Rochelambet. A partir de ese momento, y tras ser llamado con la selección nacional juvenil, clubes como el Barcelona y el Granollers se interesaron por sus servicios.

Pese al ilusionante proyecto en el que estaba sumido con el Rochelambert, Juan decidió que había llegado la hora de buscar nuevos horizontes. "Las perspectivas aquí eran buenas, pero una oferta tan suculenta no la podía dejar escapar. Curiosamente, al marcharme, todo se vino abajo".

Con las dos ofertas sobre la mesa, Juan se decantó, a priori, por la más difícil. Decidió tomar rumbo a Granollers ya que, según él, "en aquel club la organización y trabajo de la cantera son lo más importante". Y el trabajo realizado dio los resultados esperados ya que el filial del equipo obtuvo dos ascensos a División de Honor B en el tiempo en el que permaneció en él.

Su paso al primer equipo fue inmediato y el año pasado renovó por tres años más con la entidad catalana, en la que se siente muy feliz. "Desde que llegué al club he recibido un trato magnífico y he estado apoyado en todo momento, no puedo tener queja".

Pese a su buena adaptación al equipo y la ciudad, Juan reconoce que sufrió grandes cambios tanto en su juego como en la forma de entrenamientos. "En una competición como la Asobal los entrenamientos se multiplican y la forma física se convierte en factor fundamental para la competición. Jugar al lado de jugadores como Pérez-Canca sólo proporciona aprendizaje".

Con tan sólo 22 años años, sus pensamientos no pasan por volver a Andalucía, pese a que la comunidad cuenta con dos equipos -Antequera y Almería- en la máxima categoría del balonmano nacional. "Estoy muy contento en Granollers. El Antequera preguntó por mí la pasada temporada, pero rechacé la oferta. Si saliese de mi actual club sería con un proyecto interesante por delante o por el interés de alguno de los cuatro grandes del panorama nacional" -llámese Barcelona, Portland San Antonio, Ciudad Real o Ademar León-.

No obstante, el pivote del equipo catalán no se plantea su marcha. Reconoce el ansia de ganar títulos de todos los jugadores, y sobre todo de los jóvenes, pero en la actualidad ve en su equipo actual el "club perfecto para mí". Además, se siente muy agradecido al equipo que apostó por él desde un primer momento, en el que está creciendo como jugador y persona a pasos agigantados.

Este joven sevillano parece que no tener límites. En su mente está, en un futuro no lejano, vestir la camiseta de la selección española. "Ya he vestido los colores de España en el combinado júnior y no descarto poder enfundarme la elástica de la absoluta, pese a que soy consciente de su dificultad".

De todas formas Juan se manifiesta prudente en sus palabras y piensa en que para alcanzar los objetivos propuestos hay que ir paso a paso. "Sería muy importante que tras los Juegos Olímpicos de Pekín de este verano entrase en los planes de los responsables de las selecciones B para ir haciéndome sitio y nombre entre ellos ", concluye.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios