Los 'chicos de oro' y Fernando Alonso 'fallaron' en su cita con el triunfo de 2007

La selección masculina de baloncesto y el piloto asturiano Fernando Alonso no pudieron continuar con su estela de éxitos en el 2007 y pusieron un cierto sabor amargo al gran año del deporte nacional.

Los 'chicos de oro' habían firmado un gran 2006 con el histórico título mundial en Japón, y el consiguiente Premio Príncipe de Asturias de los Deportes, mientras que el ovetense aspiraba a un tercer entorchado mundial en la Formula 1 con su nuevo equipo, McLaren-Mercedes.

Pero en ambos casos se cruzaron enemigos de entidad como Rusia y, en el caso de Alonso, además de Lewis Hamilton y Kimi Raikkonen, otros factores donde no tenía que ver la habilidad de los competidores.

España se preparaba en el mes de septiembre para acoger el Eurobasket, en la primera gran cita internacional donde la selección acudía con la vitola de gran favorita, amparada en su condición de campeona del mundo, de anfitriona y con la misma generación de jugadores con hambre de triunfo.

Pese a perder en la primera fase con Croacia, los de 'Pepu' Hernández no se relajaron y no volvieron a ceder clasificándose para los cuartos de final donde arrollaron a Alemania y, posteriormente, en unas apasionantes semifinales, pudieron con Grecia.

Todo estaba preparado en el Palacio de los Deportes para la 'fiesta', pero Rusia, renovada, la aguó. Los de David Blatt supieron sujetar el empuje inicial del combinado nacional y en unos tensos minutos finales se aprovecharon de los errores españoles. Holden acertó en la penúltima posesión y Pau Gasol vio como su tiro desesperado lo escupía el aro otorgando la gloria a los rusos y a los españoles una plata con sabor amargo.

Alonso no pudo sumar su tercer título mundial de F-1

El año 2007 volvió a ser brillante para el motor español, pero esta campaña los éxitos (Jorge Lorenzo, Toni Bou, Iván Cervantes) no estuvieron acompañados por el de Fernando Alonso en la Fórmula 1.

El asturiano no pudo coronarse por tercer año consecutivo como campeón del mundo de F-1, en una temporada donde se estrenaba en McLaren-Mercedes y donde se topó con decisiones de la FIA y el talento de Lewis Hamilton.

El piloto ovetense, de todos modos, se quedó a un punto de la corona, que no fue para su compañero, con el que mantuvo una disputa dentro y fuera de la pista por el trato de Ron Dennis y que tuvo su culmen en Hungría donde el ovetense fue castigado a la sexta plaza tras conseguir la 'pole' por cumplir las órdenes de su jefe de bloquear al inglés en 'boxes' en la calificación y que le costó unos puntos que podrían haber sido decisivos.

Entre tramas de espionaje, decisiones juzgadas varias veces y con Hamilton desperdiciando su ventaja, el Gran Premio de Brasil final acabó por dar el trono a Ferrari y a Kimi Raikkonen, en un día para olvidar del británico y en el que Alonso llegó a rozar el título durante varias vueltas.

Por otro lado, la selección española de balonmano no pudo tampoco continuar con su racha de éxitos que había iniciado en 2005 con el Mundial de Túnez y alargado en 2006 con la medalla de plata en el Europeo de Suiza.

En esta ocasión, el combinado de Juan Carlos Pastor no pudo defender su corona mundialista en Alemania y ni siquiera se subió al podio tras caer en los cuartos de final en un tenso encuentro con los anfitriones, finalizando en una discreta séptima posición.

Además, en fútbol sólo quedó la alegría del Sevilla en la Copa de la UEFA, porque en la prestigiosa Liga de Campeones, Real Madrid y Barcelona, actual campeón, se quedaron en los octavos de final, y el Valencia, en los cuartos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios