La cuadratura del círculo

  • El Betis recibe a un UCAM al alza que ha ganado en sus últimas cinco visitas a San Pablo, la primera de ellas, con Quintana en el banquillo

  • Un triunfo podría sacar al equipo del descenso

El del Unicaja fue el triunfo de la fe; ante el Fuenlabrada, el de la esperanza,; y de repetir hoy ante el UCAM Murcia podría ser el de la confirmación. La confirmación de que el Betis Energía Plus renació de sus cenizas, cual ave fénix, para afrontar tras un 0-10 de inicio de curso el final de liga vivo, más que nunca en toda la temporada, en la lucha por la permanencia más cara de los últimos años en la Liga Endesa.

Y es que ganar al UCAM es el objetivo entre ceja y ceja. Hay mucho en juego. Mucho más que un partido. Un UCAM que ha ganado en sus últimas cinco visitas a San Pablo, la primera de ellas cuando el ahora entrenador bético, Óscar Quintana, dirigía al equipo murciano y batió al Cajasol de Aíto García Reneses en la primera jornada de la campaña 2012-2013. El técnico tratará de acabar con esa racha visitante y cerrar la cuadratura del círculo, cuya definición es algo imposible de alcanzar, ya que de ganar, y según los resultados de sus rivales directos, podría salir de los puestos de descenso, en los que se encuentra desde la segunda jornada de liga.

Pero sólo con el deseo de los verdiblancos no será suficiente. Ni siquiera con el aliento de los más de 5.000 aficionados que se darán cita en el pabellón hispalense. Para superar a un oponente que llega en su mejor momento de la temporada hay que dejarse cada gota de sudor en la pista, defender con agresividad y cabeza, y atacar con el potencial que viene exhibiendo el cuadro hispalense las últimas jornadas. Con Anosike empujando a su par con el culo para hacerse un hueco bajo el aro, con Booker viendo el aro con facilidad, Nelson apareciendo en los momentos complicados y Schilb y Kelly realizando el trabajo que llevan haciendo toda la temporada: sostener al equipo. Pero la segundad unidad bética será necesaria. Cada uno con su rol, porque el UCAM es un conjunto que exigirá mucho física y mentalmente.

Con la pugna por el play off en el horizonte, la Final Four de la FIBA Champions entre ceja y ceja tras haberse clasificado el miércoles y el regusto de haber ganado en Valencia el pasado domingo, el conjunto de Ibón Navarro está de dulce y hasta que no se plante en el parqué de San Pablo no se verá cómo gestiona el éxtito de la última semana. En la Fonteta se impuso a golpe de triple, con 11/21 (52%) que, sin embargo, no es su punto fuerte, ya que promedia poco más de un 32% de efectividad en lo que va de temporada. La clave de su éxito está en la defensa y por ello es el conjunto de la ACB que menos puntos recibe (75,6). Ahí radicará el verdadero problema de un Betis que en los dos últimos compromisos salió ganador de un intercambio de golpes que el UCAM no propondrá, por lo que estar fresco mentalmente para gestionar los malos momentos, que los habrá seguro, será fundamental. Eso y empezar bien. Golpear primero, como hizo ante el Unicaja y el Fuenlabrada, para que cuando vengan mal dadas los de Quintana se mantengan en el partido y que el primer parcial en contra no suponga el inicio de la derrota.

Es la palabra prohibida. Ilusión se conjuga con ganar y ganar podría suponer dar un paso enorme adelante en la pugna por la salvación, tanto en lo meramente clasificatorio como moralmente, sobre todo teniendo en cuenta que el miércoles toca visita al Palau en la jornada intersemanal. Otras dos ocasiones tuvieron los de Quintana de sacar la cabeza del pozo. Las dos a domicilio. Primero en Burgos, donde cayó tras disponer de 11 puntos de renta, y después en Bilbao, en un partido vital en el que Mumbrú rescató a los suyos en el último cuarto. Ahora el Betis afronta una oportunidad parecida al calor de los suyos, de los que apretaron para levantar en su día 17 puntos ante el Tecnyconta Zaragoza, los que creyeron hasta el último momento en la final ante la Penya o los que no dejaron solo al equipo un Domingo de Ramos. Por eso, los Booker, Schilb, Kelly y compañía, los titulares y los que lo son menos, no pueden amilanarse ante el poderío físico que imprimen Rojas, Benite, Tumba, Lima, Soko o Kloff. Booker tendrá en frente un base igual de fuerte que él y deberá de tirar de talento para superarlo, mientras que Anosike se las verá en la pintura con Lima, Delía y Tumba, por lo que Golubovic deberá ofrecer buenos minutos de refuerzo. Schilb no debe rehuir el contacto con Tumba y un guerrero como Rojas (5/6 en triples en Valencia), mientras que los Nelson, Alfonso Sánchez, Franch y Urtasun, Txemi, deberán frenar el tiro exterior de los Benite, Oleson y Urtasun, Álex en este caso. Un ex que, como todos, llegará con ganas de reivindicarse. La familia, en estos casos, es secundario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios