La dudosa utilidad de la belleza

Se había cumplido el minuto 80 de partido y los polacos se veían con un pie en los cuartos de final. Fue entonces cuando sucedió uno de los milagros estéticos de lo que se lleva de Eurocopa. Un centro mal puesto desde la izquierda provocó un despeje de la defensa polaca a la media luna del área. allí se elevó Shaqiri.

El delantero del Stoke City, que apenas se eleva del suelo 169 centímetros, soltó un latigazo de espaldas al césped para enviar el balón al fondo de las redes. La pelota entró además después de tocar el poste. Una obra de arte que se quedó en anécdota, un ejemplo de la dudosa utilidad de la belleza.

"Fue importante porque sirvió para empujar a mi equipo hacia adelante. Marqué un gol precioso pero al final quedamos fuera del torneo", lamentó para Efe el jugador sobre su tanto de chilena desde la frontal del área, sin duda uno de los tantos más vistosos de los observados hasta el momento en el torneo continental.

A Shaqiri, siempre cuestionado por su origen kosovar, no pierde la oportunidad de mostrarse orgulloso cada vez que disputa un encuentro con la selección suiza. El nuevo cristiano era quien más patas desnudas de jamón dejaba colgando en el umbral de su casa. "Siempre estoy orgulloso de marcar para mi selección", declaró para evitar malentendidos por el hecho de que pudiera, en alguna ocasión, preferir jugar para su país de nacimiento desde que ha sido admitido recientemente por la FIFA.

El jugador suizo, que no eludió la polémica por la celebración de la selección polaca después de la consecución del triunfo, verá el resto de los encuentros desde su casa. "Son jugadores profesionales, por lo que deben saber que tenían que haber ido al otro lado a celebrarlo, no a la zona de la hinchada suiza ¿Qué más puedo decir?", finalizó el autor de uno de los magisterios artísticos de la competición, una obra que sirvió de poco. Como la belleza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios