Un duelo vital aquí y allí

  • Satoransky y Guille Rubio resaltan la trascendencia del choque dominical.

Comentarios 2

Tiene muchísima miga el encuentro de la vigésima novena jornada de la ACB que dirimirán en San Sebastián el domingo a las 12:00 el Lagun Aro y el Cajasol. Los donostiarras se juegan buena parte de sus opciones de permanencia en la ACB al contar con dos triunfos menos que los hispalenses, quienes a su vez dejarían muy cerca la salvación en caso de victoria en la cancha de un adversario directo. Sobre este vital choque hablaron ayer Tomas Satoransky y Guille Rubio, ayer compañeros de viaje y hoy rivales por salir del pozo.

El checo habló en primer lugar en Radio Marca sobre el feliz resultado anterior ante el Joventut: "Despertamos en el último cuarto, remontamos y menos mal que lo hicimos, porque la quinta derrota seguida habría sido muy mala. Fallamos canastas fáciles y muchos tiros libres, pero lo más importante es que llegó la reacción. Es verdad que falta más regularidad de todos, que no sólo se salgan uno o dos, aunque en el último cuarto Sastre metió puntos importantes, igual que Bogdanovic, Blakney metió dos triples y Triguero trabajó bien en los rebotes...". El director de juego cajista admite que el duelo ante los verdinegros era fundamental, "pero ahora llega en San Sebastián el más importante de la temporada hasta el momento y hay que ser positivos. Tenemos que terminar la Liga en buena dinámica. Hay que jugar con tranquilidad. Si ganáramos, no estaría todo hecho, pero nos daría confianza".

De ningún modo piensa en su posible adiós Satoransky: "Tengo mucho protagonismo esta campaña y estoy contento por eso, pero lo más importante es que se salve el equipo, que es nuestro mayor reto. No sé qué pasará luego. Por supuesto no estoy frustrado aquí porque por primera vez estoy entre los jugadores más regulares, uno de mis objetivos al principios de este año. Tengo que mejorar muchas cosas todavía, pero lo que realmente importa es el equipo", resume el base, quien sí ve mucho porvenir en la plantilla hispalense, pues "el proyecto está muy bien, mantener a la gente joven con la que se lleva trabajando muchos años y que tienen muy buen futuro, como Porzingis y Radicevic. Tienen ganas de crecer y jugar muy bien".

Desde Guipúzcoa, Guille Rubio reconoce que el panorama para el Lagun Aro es feo: "Sí, se ha complicado un poco más, pero queda aún margen de reacción. Tenemos un partido crucial, quizás el más importante hasta el final de la presente campaña. Y obviamente si venciéramos, estaríamos más cerca del reto. Por tanto, es muy decisivo, ya que perdiendo quedaríamos lejos y dependeríamos demasiado de los demás".

El ala-pívot catalán ve el lado positivo al afirmar que "el equipo en casa está demostrando que está a un gran nivel, defendiendo muy atrás y atacando bien. Hay que atar los partidos en nuestro feudo. ¿Presión? No, queda Liga todavía. Lo principal es creer en nosotros mismos, en que somos capaces de sacar esto".

"Quizás haya hablado ya con alguno de mis ex compañeros. Tengo relación con muchos", apunta Rubio antes de dar una buena nueva: "En principio, la semana próxima cumple mi mujer y seremos padres por primera vez. Éste es un momento muy especial. Sería una semana redonda si ganamos y si todo sale bien en el parto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios