El escolta de la plata dorada

  • Berni Rodríguez, jugador de la selección española de baloncesto en Pekín 2008, es el último malagueño en traer una medalla a la ciudad costasoleña tras quedar subcampeón en la célebre derrota ante Estados Unidos

El 24 de agosto de 2008 la selección española jugó la que para muchos es su mejor partido de la historia. La final olímpica de Pekín, entre el combinado nacional y Estados Unidos, demostró que en el deporte no solo vale ganar o perder. La derrota y la victoria tienen sus matices. De ahí la trascendencia del cómo. En un encuentro que hizo las delicias de los aficionados, España puso contra las cuerdas a un equipo americano que se prometía imbatible. Los Bryant, James y Howard fueron tratados de tú a tú por nuestros Gasol, Calderón, Navarro y compañía. Málaga también aportó su granito de arena de la mano de Berni Rodríguez. El marcador final reflejó un 107-118 a favor de los americanos. El premio: la plata. Un metal que pocas veces ha sabido mejor.

"Es verdad que se habla mucho de que es el partido más recordado de la historia, primero porque la selección americana era un equipo de muchísimo nivel y en ningún momento se relajaron. Ellos vieron que había una posibilidad de perder el partido y estuvieron en tensión, a muerte. En algunos momentos tenían cara de que la victoria se les escapaba", declara Berni Rodríguez, quién reconoce que a día de hoy guarda un recuerdo "espectacular" del enfrentamiento.

A pesar de la derrota, la prensa americana se rindió al juego de los chicos de Aíto García Reneses. Desde España, muchas voces acusatorias tuvieron como objetivo las decisiones arbitrales en el último cuarto. Las imprecisiones de los jueces de campo permitieron dudosas acciones, como pasos y contactos personales, lo cual dificultó el partido para España. "La verdad es que la final fue brillante. Jugamos muy bien, competimos como siempre en todos los aspectos y en un partido épico que todos conocemos, con sus polémicas y sus cosas. Disfruté de poder jugar unos minutos", añade el jugador.

El malagueño no dudó en pedir consejo a su compañero de equipo, Carlos Jiménez, para poder disfrutar de un torneo único: "Recuerdo que Carlos me decía que no se parecía a nada de lo que hubiera vivido antes, así que aproveché los cinco sentidos en cada cosa que hice. Estuve muy atento a todo para memorizarlo y tenerlo dentro porque la verdad es que es una competición especial".

Berni Rodríguez aterrizó en la capital china con una amplia experiencia en competiciones internacionales. Bajo el brazo un mundial y un subcampeonato europeo, el oro olímpico sería la guinda del pastel. "Los Juegos son increíbles. A nivel de baloncesto no es diferente que otro campeonato. En la cancha todo es lo mismo. Pero todo lo que envuelve a la competición está fuera del alcance. No se acerca a nada que se le pueda parecer", manifiesta.

En lo extradeportivo, el malagueño sintió en sus propias carnes el renombrado ambiente olímpico, tantas veces aplaudido por los deportistas: "Vivir en la Villa Olímpica no tiene nada que ver con nada. Estar con otros compañeros de otros deportes, que jamás habrías pensado que te iba a interesar, crea una camaradería muy fuerte y especial entre todos los que estamos allí".

Los Juegos Olímpicos de Pekín significaron el escaparate mundial de China para abrirse al mundo. Una cultura y un país que el malagueño estaba dispuesto a descubrir: "China es un sitio totalmente diferente a Europa, y encima está muy lejos. Hice un poco de turismo y me compré una maqueta del Nido, el estadio olímpico y los alrededores, en bronce".

Berni Rodríguez trajo la última medalla olímpica para tierras malagueñas. Borja Vivas, Isco y Duane da Rocha tienen en sus manos arrebatarle tal honor. "Lo primero es que disfruten y luego que compitan como locos, porque traer una medalla olímpica... eso es lo mejor que se puede tener. Subir a un podio y que te entreguen un metal es algo increíble", recomienda el ex cajista a los representantes malagueños que esta semana se estrenarán en Londres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios