La esperanza de alcanzar lo máximo

  • Sara Rus Alba. Remera del Club Náutico y campeona de España infantil y cadete en 2006 y 2007

Comentarios 4

A sus 16 años Sara Rus es ya toda una veterana en el mundo del remo. Con tan sólo tres temporadas a sus espaldas, la joven remera del Club Náutico Sevilla ya ha logrado proclamarse campeona de España en las categorías de Infantil y Cadete en 2006 y 2007 respectivamente, dejando claras huellas de un futuro tan prometedor como ilusionante.

Hace 12 años que Sara vive en Sevilla, pero fue hace sólo tres cuando decidió irrumpir en el remo con decisión: "Empecé a entrenar porque algunos primos míos practicaban el remo, y al probar me gustó y decidí iniciar mi andadura en este deporte". Sin duda, toda estrella nace con las perspectivas de alcanzar cotas muy altas cuando comienza a trasladar su calidad deportiva a un plano cada vez mayor; Sara no es en este caso una excepción, sino que atisba un camino glorioso por el que debe pasar con mucho esfuerzo y trabajo: "Tengo muchas ilusiones en el remo, he hecho las pruebas para la selección española hace poco tiempo y tengo muchas esperanzas de que los resultados salgan bien".

Uno de los factores más importantes es el duro entrenamiento necesario para llegar a lo más alto de un deporte que demanda sin duda una aplicación especial por tener menos facilidades de práctica que otro. "Es muy duro entrenar tantas horas, en ocasiones remamos hasta 30 kilómetros al día los fines de semana". La recompensa llega sin embargo cuando los logros se hacen realidad. En el caso de Sara, sus medallas de oro en los últimos Campeonatos de España fueron todo un revulsivo para dar un impulso más a su meteórica carrera como remera. Tras ello, espera ir subiendo categorías con la intención de obtener los mismos resultados. Por ahora, su sueño de entrar en la selección española está cerca, mientras que cada competición a la cual acudir es una nueva oportunidad de afianzar el esfuerzo y convertirlo en triunfos. "Este año se hará un ocho femenino para ir a una carrera del Campeonato del Mundo de Múnich, y yo soy una de ellas", señala la remera del Náutico. Cada nuevo reto parece convertirse en un paso de gigante para Sara Rus, que sin embargo también se lamenta de haberse perdido alguna cita relevante en el panorama del remo local: "A la regata Sevilla-Betis no asistí porque estaba lesionada, fue una pena y sentí envidia al ver la competición sin poder participar; aunque al menos me llevé la alegría del triunfo".

Sara no es la única deportista de la familia. Su hermano pequeño se decantó por el fútbol y a sus once años es toda una promesa del panorama balompédico. "Yo probé varios deportes pero me gustó más el remo", confiesa Sara, que a vistas de los resultados parece no haberse equivocado en el camino elegido para adentrarse en el mundo del deporte.

Sara sabe que el camino para llegar a lo más alto es complicado y es consciente de lo mucho que les debe a sus entrenadores, en buena parte culpables de los logros conseguidos hasta el momento: "Quiero dar las gracias a mis entrenadores, David Cifuentes y Juan Luis Márquez, por su apoyo y la ayuda que me presta en cada uno de mis entrenamientos; sin ellos no hubiese sido posible llegar a conseguir estos triunfos".

El futuro del remo nacional tiene puestas muchas esperanzas en Sara Rus, las mismas que ella utiliza cada día para entrenar en busca de un idilio con este deporte que la lleve al destino con el que siempre soñó, la élite.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios