fútbol segunda división b

Del éxtasis a pedir la hora

  • El Betis Deportivo, que tuvo una ventaja de tres goles, derrota con apuros al Linense

  • Los goles visitantes metieron miedo en el tramo final

El bético Rober forcejea con el balono Zamorano por la posesión de la pelota. El bético Rober forcejea con el balono Zamorano por la posesión de la pelota.

El bético Rober forcejea con el balono Zamorano por la posesión de la pelota. / juan carlos vázquez

El Betis Deportivo logró una importante victoria en casa ante el Linense, un equipo llamado a estar en la zona alta de la tabla al término de la temporada, y que hincó la rodilla ante los verdiblancos, que casi terminaron pidiendo la hora después de ponerse 3-0 en el marcador. Dos goles de penalti, uno de Liberto y otro de Loren, y un tanto de Rober sirvieron para que los verdiblancos se pusieran por delante antes de la hora de encuentro. Pero Gato y después Luis Madrigal acortaron distancias y pusieron picante a los últimos minutos de partido.

Poco dio de sí el primer tiempo. Ambos equipos sobaban en exceso la pelota sin encontrar la manera de hacer daño al rival. Aun así, la Balona pudo marcar en los primeros instantes de partido después de que Juampe intentara sorprender a Pedro, que atajó bien la pelota. Hubo que esperar hasta el ecuador de la primera mitad para volver a ver una nueva ocasión. Esta vez fue Stoichkov quien le pegó a la pelota en el área chica y, de nuevo, el meta consiguió desviar la tiro con los pies. Con ambos equipos ya con la mente en el descanso, tomó el cuero Liberto para adentrarse en el área. Allí se cruzó con Mario Gómez, quien cometió penalti. El propio atacante bético fue el encargado de adelantar a su equipo desde los once metros.

Tras el paso por vestuarios, otro penalti para los locales. En esta ocasión fue Loren el que sufrió la infracción de Olmo en el área y el propio delantero marbellí se encargó de ejecutar la pena máxima con acierto. 2-0 en el marcador.

Los linenses parecían noqueados con el segundo tanto. Y más cuando, apenas unos instantes después, llegó el tercero. Loren le robó el esférico a Olmo tras un lanzamiento largo, enfiló la portería para plantarse ante el ex bético Javi Montoya y, cuando el meta le salió al paso, el marbellí se la cedió a Rober para que empujara a puerta vacía.

Parecía el encuentro controlado y plácido para los béticos. Pero nada más lejos de la realidad. Stoichkov se topó con el larguero, poco después Gato acortó distancias y comenzaron a temblar las piernas. El Linense olió sangre y fijó su objetivo en la portería de Pedro. Wilson Cuero, solo, falló uno de esos goles que es más complicado errar que meter y Luis Madrigal, otro ex bético, tentó a Pedro con un buen disparo. Precisamente fue el propio Madrigal el que, en el 84, logró acortar más distancias en el marcador con un buen gol desde el borde del área con un libre directo.

El miedo tomó los cuerpos de los aficionados presentes, que vieron la posibilidad de que la victoria se escapara en los últimos minutos. Sin embargo, el Betis aguantó y los tres puntos se quedaron en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios