baloncesto betis energía plus

Dos fechas que marcarán el futuro del Betis

  • El día 21 la ACB debe fijar los nuevos criterios de acceso y el 27 es la fecha límite de inscripción

Francisco Roca, en primer término, preside la última asamblea de la ACB. Francisco Roca, en primer término, preside la última asamblea de la ACB.

Francisco Roca, en primer término, preside la última asamblea de la ACB. / acb photo

El viernes acabó oficialmente la temporada 2016-2017 en la Liga Endesa con la consecución del título por parte del Valencia Básket y el Betis Energía Plus es, oficialmente, equipo de LEB Oro. La pregunta de si lo seguirá siendo al inicio de la próxima temporada debe resolverse en unas dos semanas, pero mientras tanto su descenso tendrá consecuencias.

La primera, y seguramente más importante, es que en la asamblea de la ACB del próximo día 21 la entidad hispalense ya no tendrá ni voz ni voto. Como el Manresa. Serán por tanto 15 los clubes que deban aprobar el nuevo canon de acceso a la Liga y el Fondo de Regulación de Ascensos y Descensos (FRAD), ya que ni Gipuzkoa ni Burgos son miembros aún al tener que presentar la documentación requerida hasta el 27 de junio, tras la prórroga concedida por la ACB del plazo que inicialmente vencía el pasado día 15.

Entre hoy y mañana deben producirse nuevas reuniones a tres bandas entre la ACB, el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Federación Española (FEB) para llegar a un acuerdo sobre dichas cantidades que después deben ser ratificadas en la asamblea del miércoles de la asociación de clubes. El Betis no tendrá ni voz ni voto, pero podrá estar presente como observador y al menos trabajar en los pasillos antes de la reunión.

Otro de los aspectos importantes en los que ya no votará el club verdiblanco es sobre el formato de la competición. Esta temporada fueron 17 conjuntos, más cerca de los 16 que quieren el Real Madrid, el Barcelona, el Baskonia y el Unicaja. La idea inicial del resto de clubes era volver a los 18, pero eso implicaría tres descensos para cumplir con el compromiso del CSD con ese grupo de grandes de que el curso 2018-2019 la ACB sea de 16 participantes, algo que muchos no quieren. Así que, de repetirse una liga con 17 conjuntos, el Betis quedaría a la espera de que Burgos o Gipuzkoa no cumpliesen con los requisitos de acceso, que van más allá de pagar el canon o el FRAD (cantidad que la entidad vasca pretende no abonar pese a que el pasado año, cuando bajó, se embolsó alrededor de 1,8 millones y aun así mantiene una deuda de más de 2,5 millones): pasar una auditoría, un aval de 600.000 euros y presentar un plan deportivo, ya que los salarios mínimos de jugadores y entrenadores (137.000 euros) suben considerablemente respecto a los de LEB Oro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios