Una final entre veteranos triunfadores

La final de la Copa África que disputan Egipto y Camerún, enfrenta a dos equipos experimentados en triunfos continentales, con un estilo distinto y con jugadores de gran calibre. Cualquiera que sea el resultado final permitirá a las selecciones volver a escribir su historia particular en este deporte: Camerún aspira a un quinto campeonato y Egipto al sexto.

Los norteafricanos ganaron las dos copas continentales en 1957 y 1959, y desde entonces se han llevado el trofeo en otras tres ocasiones. Camerún, por su parte, ha logrado sus cuatro campeonatos desde 1980.

La final se presenta como una revancha entre los goleadores de Egipto y la valiente selección de Camerún. Los dos equipos se enfrentaron antes de los cuartos de final, en el grupo C, en un partido con una humillante derrota para Camerún por 4-2. Y Camerún ahora se lo quiere hacer pagar caro a los egipcios.

Desde esa derrota, los jugadores cameruneses han remontado en su juego y en sus resultados, con una pasión que hace honor el título de Leones indomables. Dadas las condiciones de los jugadores de ambos equipos, sólo se puede esperar un partido de alto voltaje y con jugadores de grandes dotes, pero con estilos distintos.

Los Faraones, que comenzaron como selección favorita del torneo al ser los defensores del título, serán todo menos carne picada para los cameruneses, entre otras cosas porque ya han demostrado de lo que son capaces en la etapa previa.

En el choque por el tercer y el cuarto puesto, Ghana se impuso por 4-2 a Costa de Marfil, remontando un 1-2 con tres tantos en una gran segunda parte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios