El funeral se celebrará en Louisville

  • El viernes, el cuerpo de Ali será enterrado en su ciudad natal y Bill Clinton leerá un discurso en honor del mito

El funeral de Muhammad Ali será el viernes en su ciudad natal, Louisville (Kentucky), donde ayer los vecinos recordaron al mito entre flores, poemas, luto y banderas a media asta. En una rueda de prensa en Arizona, el portavoz de la familia, Bob Gunnel, explicó que en las próximas 24 ó 48 horas el cuerpo de Ali volverá a su ciudad natal para el jueves despedirse de su familia en una ceremonia privada. Según explicó Gunnel, el viernes una procesión llevará los restos mortales del triple campeón del boxeo en un coche fúnebre por las calles de Louisville, primero por el museo y centro cultural de Ali y después por el bulevar que lleva su nombre hasta llegar al cementerio Cave Hill.

Al centro cultural se acercaron los vecinos con flores, poemas, globos y peluches para rendir homenaje a la leyenda del deporte mundial por su compromiso político y social. "La procesión le llevará por las calles y permitirá a todo el mundo decir adiós", señaló.

La ceremonia del entierro será privada, con la única participación de la familia, y en ella participarán el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton, el cómico Billy Crystal y el periodista Bryant Gumbel, detalló el portavoz familiar.

El alcalde de Louisville, Greg Fischer, presidió ayer por la mañana una ceremonia en honor del deportista y ordenó que las banderas estadounidenses ondeasen a media asta en todos los edificios gubernamentales de la ciudad hasta que Ali sea enterrado. "Los valores del trabajo duro, convicción y compasión que desarrolló mientras crecía en Louisville le ayudaron a convertirse en un icono mundial. Como boxeador, se convirtió en el más grande, aunque sus victorias duraderas ocurrieron fuera del ring", destacó Fischer.

Mientras Louisville continúa con sus homenajes al héroe local, en el resto del país se multiplicaron las reacciones a la muerte de Ali, retirado del boxeo desde 1981 y que libró una fuerte batalla contra el párkinson. Clinton y su esposa Hillary, aspirante presidencial demócrata, rindieron anoche homenaje a la leyenda del boxeo, que vivió "una madurez llena de convicciones políticas y religiosas que le llevaron a tomar decisiones difíciles y vivir con las consecuencias". Otro ex presidente, George Bush, describió a Ali como un "luchador feroz" y "un hombre de paz" y recordó en un comunicado cómo le entregó en 2005 la Medalla de la Libertad, el máximo honor civil de Estados Unidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios