baloncesto betis energía plus

El hincha se mantiene

  • La asistencia en San Pablo sube un 7 % en una campaña en la que el equipo logró cinco triunfos en casa

Una vista general del pabellón San Pablo. Una vista general del pabellón San Pablo.

Una vista general del pabellón San Pablo. / juan carlos muñoz

El descenso (deportivo) del Betis Energía Plus no se ha correspondido con la respuesta de la hinchada, que sí mantuvo la categoría. Pese a lo discreto del rendimiento del equipo en casa, con sólo cinco victorias sumadas en los 16 encuentros jugados en el pabellón San Pablo, no decreció la fidelidad del aficionado al baloncesto en Sevilla si se compara con la afluencia registrada la temporada anterior. Más bien al contrario. Según indican los datos facilitados por la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB), existe un leve incremento del 7 % en el número de hinchas que acudió esta temporada a San Pablo respecto a la de 2015-16.

En el curso precedente, la cantidad total de hinchas que presenciaron los 17 partidos fue de 77.285, cifra de la que se desprende un promedio por partido casero de 4.546 espectadores. En la campaña finalizada el domingo pasado, con sólo 16 partidos disputados en Sevilla, la cifra de hinchas se elevó a 78.174 . Estos guarismos arrojan una afluencia promedio de 4.886 asistentes. La comparación entre las dos cifras comporta un incremento del 7 %.

La lectura de la permanencia en la respuesta de la hinchada no equivale, sin embargo, a las expectativas. Confiaba el club verdiblanco que, tras la notable respuesta en la campaña de abonados, se disparara igualmente la afluencia domingo tras domingo en el pabellón de baloncesto sevillano. Pero no ha sido así, pese al alto número de promociones con los que la entidad bética ha pretendido promover la llegada de una mayor cantidad de hinchas.

Si el número de abonados varió de unos 2.000 en la 2015-16 a los 3.600 de la 2016-17, el público fue cayendo en paralelo a la marcha del equipo. Además, de los 4.958 asistentes de media en la primera vuelta se pasó a los 4.815 de la segunda. Como síntoma de esta pérdida de fe en el equipo destacaron los 2.793 que vieron al equipo en el último choque casero ante el Andorra, en el que se jugaba la vida. Fue la peor entrada de la temporada que cuenta con el eximente de haberse disputado un miércoles a una hora poco habitual (20:30).

En una comparación entre las asistencias de los 17 equipos, cabe subrayar que el promedio en San Pablo (4.886) ha terminado en la decimotercera posición de la tabla, por encima del Tenerife (4.476), el Barcelona (4.287), Andorra (4.212) y Manresa (3.985), cuyo seguimiento ha sido también colista, como en la competición. El líder en este apartado ha sido el Baskonia (9.585), seguido por el Madrid (8.774).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios