El derbi sevillano

Y se hizo mayor de edad

  • Desde aquel Sevilla-Betis del 12 de octubre de 1999, Diario de Sevilla ha contado en estos 18 años 36 duelos de rivalidad local con 18 triunfos del Sevilla, 5 del Betis y 13 empates

Comentarios 1

El 12 de octubre de 1999, Día de la Hispanidad, el derbi sevillano se hizo carne, tinta sobre papel, en Diario de Sevilla. Fue aquel el primero de 36 duelos, 30 de ellos en Liga, 4 en Copa y hasta 2 en la Liga Europa. Hoy, esa inmarcesible rivalidad cumple su mayoría de edad en estas páginas. El derbi se nos ha hecho mayor de edad.

Tabla del partido. Tabla del partido.

Tabla del partido. / Dpto. Infografía

De hecho, en aquellos primeros duelos abundaron los berrinches propios de la inmadurez y con el paso de los años, las maneras son más reposadas y respetuosas.

El primero ya hizo raya. La hizo el cuchillo que Benjamín recogió de la hierba de Nervión y la hizo el Sevilla de Marcos Alonso, que estrenó su casillero de victorias de esa Liga 1999-2000 (tampoco logró muchas después) con ese 3-0 al Betis que le supo a pura gloria.

Esa goleada fue de las pocas alegrías sevillistas ese curso, que acabó con ambos despeñados a Segunda. Las dos veces que se cruzaron camino del ascenso también hubo carnaza para los que gustan de todo lo feo que rodea a este bello juego: en el Villamarín (1-3), la escalofriante entrada de Pablo Alfaro a Capi, Olivera portando ese palo hasta la banda; en Nervión (1-1), esa avalancha de espectadores en el Gol Norte tras el gol de Tevenet.

El mal camino estaba abierto y, con la gasolina que además aportaban los encorbatados, se terminó incendiando con aquellos derbis para el olvido. O mejor dicho: para el sonrojo. Las candelas romanas lanzadas al sector sevillista en el Ruiz de Lopera en marzo de 2002 (0-0). Los muletazos nada toreros a aquel vigilante de seguridad y el espectador que agredió al portero bético Prats (6 de octubre de 2002, 1-1), la réplica de la segunda vuelta sin espectadores sevillistas en Heliópolis (0-1). O el berlanguiano partido de cuartos de final de la Copa del 2007, que empezó con el busto de Manuel Ruiz de Lopera presidiendo el palco del estadio que por entonces llevaba su nombre y que acabó antes de lo previsto por el botellazo a Juande (0-1).

Fue aquel partido el culmen del despropósito. De la sinrazón. De la pasión mal entendida. Y mal parida.Unos meses después de ese derbi que hubo de completarse en Getafe a puerta cerrada, tuvo que sobrevenir una tragedia para que las conciencias se limpiaran de una vez. Fue la muerte de Antonio Puerta aquel malhadado 28 de agosto de 2007 la que zanjó la maldita deriva violenta de los Betis-Sevilla, de los Sevilla-Betis. El fútbol sevillano fue uno en el dolor y en el propósito de encauzar la rivalidad por los derroteros de la concordia. Con el pique necesario y basta.

Desde entonces las crónicas han solido hablar sólo de fútbol. En esas diez últimas temporadas bajo el denominado espíritu Puerta, los béticos se acordarán con amargura de aquel gol con el brazo de Luis Fabiano en la Liga 2007-08 (3-0), pero también del triunfo a domicilio en la temporada siguiente (hacía 12 años que no lo paladeaban) con los goles de Sergio García, Ricardo Oliveira y Kanoute (1-2). O el alegrón de ese gol postrero de falta directa de Beñat tras el retorno a Primera de la mano de Pepe Mel (1-2, Liga 2011-12). O el 3-3 de Igiebor en Heliópolis tras ponerse 0-3 el Sevilla.

Desde el prisma sevillista, las alegrías abundaron en esta última década, en la que ha acentuado su hegemonía. 14 partidos han disputado desde enero de 2008 hasta hoy, con ocho victorias sevillistas, sólo dos béticas (los referidos 1-2) y cuatro empates, todos ellos en el campo del Betis. Entre los triunfos del Sevilla despuntan las dos goleadas consecutivas en Nervión (5-1 y 4-0).

Hubo una alegría incluso mayor para los sevillistas en la Liga Europa 2013-14. El destino los cruzó en los octavos de final y el Betis que entrenaba Calderón forjó en Nervión un valioso 0-2, su última victoria sobre el vecino, en marzo de 2014. Sin embargo, el Sevilla igualó ese 0-2 en la vuelta y remontó también en la tanda de penaltis.

También se cruzaron una vez más en los octavos de la Copa del Rey, en enero de 2016 (6-0 de global para los blancos).

El siglo XXI sonríe más a uno que a otro: en 36 derbis, 18 victorias sevillistas, 13 empates y sólo 5 triunfos béticos. Pero estos partidos suelen atender menos a la historia y los presupuestos que a la pasión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios