Con la lógica, apareció el Betis

  • Chaparro tiró la Copa en los primeros 45 minutos, con una pésima imagen

Dicen los técnicos que el partido verdaderamente importante para el Betis es el del domingo ante el Getafe. Y así lo demostró el conjunto verdiblanco en los primeros 45 minutos, en los que, directamente, tiró la Copa. Cuando Paco Chaparro, tras el descanso, colocó un equipo con cierta lógica y experiencia, el Betis mostró su mejor imagen y al menos ofreció ciertas esperanzas a sus fieles. Incluso pudo ser algo más si Somoza, del que renegó hasta el presidente León, no se autoexpulsa en una absurda acción sobre Mata.

Decía Chaparro en la previa del partido que la afición debía entender que el Betis va a sufrir para salvar la categoría y que debe estar con los jugadores en todo momento. Pero un detalle se le escapó al técnico, que no avisó a los béticos de que su equipo no disputaría el primer tiempo.

Nada puede justificar la imagen ofrecida en el primer tiempo y, sobre todo, la de los primeros 20 minutos, el tiempo que tardó el conjunto de Koeman en realizar un entrenamiento y marcar dos goles. Si el técnico holandés preguntó antes de viajar a Sevilla si la ciudad deportiva ya tenía focos, respuesta negativa de la que se daría cuenta el martes, ayer pudo celebrar otra sesión en pleno estadio verdiblanco, con un grupo electrógeno que sí funciona. Otra historia bien diferente vendría en la segunda mitad, pero ya con una clara ventaja valencianista en el marcador y con un Betis que quiso más que pudo.

Joaquín, el mismo al que se vendió en Jabugo para firmar a Pavone y Sobis, como pregonó el consejero delegado en la junta de accionistas, jugó a su antojo. Que el portuense ejecutara al Betis con dos goles de cabeza, una suerte que no es precisamente la suya, define a las claras lo que los verdiblancos realizaron sobre el campo en ese primer tiempo.

La hinchada bética no se merecía lo que contempló durante la primera parte y, al menos, Chaparro supo rectificar a tiempo para ofrecer una versión del Betis más acorde a la vista desde su llegada al banquillo. No cuenta con elementos suficientes el técnico trianero para afrontar la acumulación de partidos de este mes de enero, pero tampoco se puede regalar una competición como la Copa de una manera ridícula.

El trámite se saldó con esa dignidad mostrada tras la reanudación, cuando Chaparro actuó con cierta lógica. Pero no se puede jugar con la Copa y con la elástica verdiblanca de esa manera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios