El mejor Messi acerca a Argentina a Brasil 2014

  • La albiceleste es líder de su grupo y cada vez tiene más a tiro estar en el próximo mundial

Argentina cerró la primera etapa de las eliminatorias al Mundial de Brasil 2014 con un balance ideal: lidera la clasificación sudamericana gracias a un Leo Messi en su mejor momento y a un técnico que supo interpretar sus necesidades para poder brillar al fin con la albiceleste.

La selección argentina quedó un paso más cerca de Brasil 2014 al situarse como único líder y con ventaja de tres puntos sobre Ecuador, cuatro sobre Colombia y ocho frente a Venezuela, Uruguay y Chile. A falta de ocho partidos, suma 20 puntos, cuando con sólo 28 obtuvo el agónico pase a Sudáfrica 2010.

El seleccionador argentino, Alejandro Sabella, decidió apostar a la potente ofensiva argentina con sus cuatro fantásticos Messi, Higuaín, Agüero y Di María, aun a riesgo de un desequilibrio en el mediocampo y la defensa, para maximizar su poder de gol y conseguir resultados.

Sabella logró además en su poco más de un año de gestión lo que ninguno de sus dos antecesores más cercanos, Diego Maradona y Sergio Batista, pudieron: hacer brillar a Messi, darle junto con el brazalete de capitán el poder para elegir con quién rodearse y permitirle jugar a su mejor nivel.

El crack del Barcelona se mostró como nunca antes con la camiseta albiceleste y pudo al fin vivir su tan ansiado idilio con la antes esquiva hinchada argentina. A punto de ser padre por primera vez, Messi exhibe una madurez que le permitió alcanzar el récord de goles en un año de Gabriel Batistuta, con doce dianas en 2012.

Jugó 75 partidos oficiales con Argentina y anotó 31 goles, lo que pone en el cuarto puesto del ranking histórico nacional, detrás de Maradona (33), Hernán Crespo (35) y Batistuta (56).

"Fue una doble jornada buenísima para nosotros, sacar seis de seis puntos nos da tranquilidad para seguir trabajando. Encima, empató Ecuador, pero esto es largo y hay que seguir de la misma manera", evaluó Messi tras los triunfos sobre Uruguay y Chile.

Argentina también se impuso este año ante rivales de peso en partidos amistosos, como Brasil y Alemania, su verdugo en los últimos dos mundiales.

El conjunto albiceleste no pudo sin embargo corregir aún una de sus principales falencias: la defensa. Y mientras en el mediocampo logró un mejor funcionamiento, equipos como Chile lograron desbordarlo. Sabella es consciente de estas debilidades.

"Tenemos delanteros de una jerarquía enorme, que fabrican la jugada y normalmente no perdonan. Tengo la tranquilidad de la potencialidad ofensiva que tenemos, pero cuando hay momentos de zozobra hay preocupación para tratar de que no se repitan", admitió el entrenador tras vencer el pasado martes por 2-1 a Chile en Santiago.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios