El mejor goleador del siglo

  • Luis Fabiano pulveriza los registros de las diez últimas Ligas y sólo Vieri, en la 97-98, superó su media de casi un gol por partido

Comentarios 6

Hay que ser muy bueno para que en Brasil te ganes el apodo de O Fabuloso. Y Luis Fabiano, uno de los jugadores sevillistas con el futuro incierto, está demostrando esta temporada que ese calificativo no le viene grande. Sus goles han terminado de convencer a los sevillistas escépticos con su rendimiento, que formaban una nutridísima legión en su primera temporada; esa miríada se redujo mucho la pasada campaña y el grupo de reticentes debe ser testimonial hoy, cuando el propio Del Nido expresa en la Feria a todo el que lo quiera oír su confianza en que el dorsal 10 siga rotulado con el mismo nombre la próxima campaña: "El club hará un esfuerzo para que continúe". El jugador manifestó la semana pasada, el día después de caer en el Bernabéu, que su deseo es seguir y firmar un contrato nuevo en el que el Sevilla posea el cien por ciento de sus derechos, y no el 35. La clave está en la predisposición del jugador, y ésta es positiva pese a que tras el robo a su vivienda con su familia dentro, a finales de febrero, el punta insinuó que prefería cambiar de aires.

El interés del presidente sevillista reposa en un dato concluyente, sin matices: nadie ha hecho en las Ligas del siglo XXI lo que Luis Fabiano, mantener una media anotadora de casi un gol por partido. Ha jugado 24 partidos y ha hecho 23. La soberbia media, 0,96 tantos por encuentro. Los mejores Pichichis de las últimas siete temporadas se han movido en registros en torno a 0,75 goles por partido, lejanos al del brasileño. El barcelonista Eto'o hizo 26 goles en sus 34 jornadas disputadas en la Liga 2005-06 (0,76), el mismo promedio que el deportivista Makaay en la 2002-03 gracias a sus 29 goles en 38 encuentros. El madridista Ronaldo se quedó en un promedio de 0,75 con sus 24 dianas en 32 partidos (Liga 2003-04).

Hay que remontarse a la Liga 1997-98, ya en el siglo pasado, para encontrar una producción goleadora superior a la de Luis Fabiano. Lo hizo Vieri en su fugaz paso por el Atlético. El delantero italiano hizo 24 goles en sus 24 partidos y volvió a su país con su redonda cifra de un gol por partido. Un año antes, el mejor Ronaldo conocido asombraba como azulgrana con sus 34 tantos en 37 partidos (0,92).

¿Qué ha provocado la fabulosa explosión de O Fabuloso? Sobre todo la cabeza. Y no porque la mayoría de sus goles hayan llegado por testarazos. Luis Fabiano llegó al Sevilla en verano de 2005 como apuesta de Monchi y se tuvo que ganar la confianza de Juande. Kanoute lo tuvo más fácil: el entrenador manchego aconsejó su contratación. Y a Luis Fabiano le costó, si lo logró, convencer a su entrenador. Jugó 23 partidos (hizo 5 goles) de los 38 de esa Liga, 15 de ellos como titular, y de éstos, sólo completó los 90 minutos en tres ocasiones. En las otras doce fue sustituido. Kepa jugó 26 partidos. La temporada pasada, Luis Fabiano jugó 26 encuentros de Liga, dos de ellos como suplente. Dentro de los 24 restantes, fue relevado en 15 ocasiones.

Con Jiménez, Luis Fabiano poco a poco se ha sentido más importante. El jugador ya dejó claro hace meses que el arahalense habla con él mucho más durante la semana. El técnico le ha dado su sitio y éste le ha respondido con una lluvia de goles que ha resultado providencial por varios factores: Kanoute, que lleva una buena cifra de 12 tantos en el campeonato, estuvo un largo tiempo fuera por la Copa de África y desde que volvió su estado de forma no es el mejor; Chevantón sigue enredado en sus lesiones; Kerzhakov retornó a Rusia tras desinflarse y Koné no termina de acoplarse.

Luis Fabiano, sobre todo él, mantiene las aspiraciones del Sevilla. Sólo en ocho de los 24 partidos que ha jugado se ha quedado sin cantar gol el mejor realizador liguero de este siglo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios