Con la miel en los labios y la Copa en el aire (68-72)

  • El Cajasol dominó buena parte del choque, pero falló en el último cuarto · Ahora debe ganar en San Sebastián.

Comentarios 18

Lo tuvo en su mano, dominó durante 30 minutos, pero las luces se le apagaron al Cajasol en el último cuarto y el Unicaja se llevó un triunfo que lo clasifica para la Copa del Rey y obliga a los sevillanos a seguir remando para sellar ese mismo objetivo. Los errores propios en ataque y la aparición de Freeland, que tuvo claro al final que la victoria pasaba por mandarle balones, acabaron con las opciones del conjunto sevillano, que llegó a ir ganando de nueve puntos al borde del final del tercer periodo para acabar sucumbiendo. 

Ante un equipo del potencial de Unicaja, la defensa, más que nunca, sería una piedra angular. De hecho, parece que Plaza llegó con la lección bien aprendida de la pasada Copa de Andalucía en la que Freeland destrozó la canasta cajista y los sevillanos se aplicaron para frenar al inglés. De inicio fue Rubio quien se encargó del británico, con las ayudas de Davis y Tepic, y los locales obturaron la principal vía ofensiva visitante. 

Apenas dos puntos logró el británico en el primer cuarto, mientras en el otro aro el cinco estadounidense lo tenía más fácil. Entre él y los triples de English y Calloway, el Cajasol mandó los primeros 10 minutos con una buena defensa y dominando el rebote ofensivo (ocho). Con una canasta del escolta canadiense de los sevillanos acaba el primer cuarto con un 20-11. 

Pero Unicaja es un conjunto del Top 16 de la Euroliga. Y lo es por algo. Lo es por derecho y no se le puede dar por muerto antes de tiempo. Valters, que salía de una lesión, quemó la energía acumulada metiendo una marcha más de velocidad al juego malagueño. Satoransky casi ni podía seguirlo y el letón, en un visto y no visto, con dos triples consecutivos, despertó al Unicaja, que con un 0-8 en un minuto ya le echaba el aliento en el cogote a un dormido Cajasol (20-19). 

El cuadro hispalense, con todos sus jugadores renovados en la pista respecto a los que comenzaron, encadenó hasta tres errores en el lanzamiento y otras tantas pérdidas hasta que Urtasun anotó, superados los tres minutos, la primera canasta. Algo fallaba en el equipo de Plaza hasta que el factor Davis volvió al parqué. En ese momento el parcial era de 4-16 (24-27) y Plaza por fin pidió tiempo muerto después de que Bogdanovic le diese un pase a su banquillo. A partir de ahí, seis puntos casi consecutivos del cinco americano y un triple de Calloway, que le dio otro aire al juego cajista, volvieron a poner las cosas en su sitio (33-27) ante un Unicaja que dejó de sacarle provecho a jugar con un equipo muy alto (Payne, Sinanovic, Garbajosa y Peric). 

Antes de llegar al descanso, la clase y oportunismo de Garbajosa, que selló con un triple un contragolpe costasoleño con Urtasun en el suelo doliéndose de un golpe tras chocar en el ataque anterior, colocó a Unicaja a tiro de su rival para dejar el choque en un pañuelo con 20 minutos por delante aún. 

Si los malagueños habían arrancado el cuarto anterior como un tiro de la mano de Valters, ahora fueron los de Plaza los que comenzaron enchufados. Un triple de Urtasun y sendas canastas de Davis y Satoransky pusieron la máxima ventaja para los locales en el recién estrenado videomarcador de San Pablo (44-35). De nuevo el Cajasol defendía como bloque y sólo el acierto de Valters rompía la sequía de cuatro minutos sin anotar de los de Chus Mateo tras otra canasta de 6,75 de Fitch. Unicaja atacaba mal, alternando malas elecciones de tiro con fallos garrafales bajo el aro, pero los de Plaza no supieron aprovechar el momento para dar la estocada definitiva y otro triple del base letón ajustó el tanteo (54-48) antes de entrar en el acto final. 

En el momento más determinante, cuando se cuecen las papas, se le apagaron las luces al Cajasol. Tras un intercambio de canastas (Unicaja volvió a verse por delante con el 58-59 del minuto 36 desde el 24-25 del minuto 14) en el que uno y otro se alternaban el mando en el marcador, los de Plaza se atascaron. Los jugadores comenzaron a hacer la guerra por su cuenta con entradas absurdas, olvidándose de Davis. Calloway estaba incomprensiblemente en el banco, los árbitros no dudaron en darle la bola a Unicaja en toda jugada dudosa, apareció Garbajosa en defensa y Freeland comenzó a recibir cada balón, aprovechando los fallos en los cambios en los que se quedaba con Urtasun para sentenciar encestando y asistiendo a Valters, que, con el quinto triple de sus siete intentos, decidió la suerte del partido (64-68). Luchó el Cajasol y con 66-68 defendió a muerte por recuperar el balón, pero todo acabó con Payne en la personal finiquitando el duelo y dejando al Cajasol con la miel en los labios y la Copa aún en el aire...

- Ficha técnica:

68 - Cajasol (20+17+17+14): Tepic (8), Rubio (4), Davis (18), English (9), Calloway (10) -cinco inicial-, Triguero (2), Satoransky (4), Bogdanovic (-), Urtasun (13) y Jasen (-).

72 - Unicaja (11+24+13+24): Rowland (-), Peric (4), Fitch (10), Freeland (14), Zoric (3) -cinco inicial-, Berni (4), Garbajosa (11), Valters (18), Payne (6) y Sinanovic (2).

Arbitros: Pérez Pizarro, Jiménez y Sánchez Monserrat. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada de la Liga ACB disputado en el Palacio San Pablo ante unos siete mil espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios