Un nuevo escenario para Pep

  • Está por ver si la trascendencia de una posible derrota en el Bernabéu hace que Guardiola dé el paso atrás

Diez jornadas seguidas lleva el rodillo de Mourinho aplastándolo todo. Treinta puntos en un tramo inmaculado, perfecto. Y ese acelerón, unido a las dudas del Barcelona lejos del Camp Nou, ha llevado al clásico del próximo sábado a un escenario nuevo, desconocido desde que Pep Guardiola lleva las riendas del Barcelona: es opinión mayoritaria que si el Madrid se impone a los azulgrana en el Bernabéu, la Liga puede teñirse de blanco hasta su conclusión.

Eso, contando con que los madridistas ganen también el partido de la jornada 17ª que ya ha disputado su enemigo a causa del Mundialito. Una victoria en el clásico y otra en esa última jornada del año 2011, la que el Barça no juega, impulsarían a los de Chamartín a un colchón de 9 puntos casi definitivo. ¿Por qué? Porque obligaría al Barcelona a ganarlo prácticamente todo hasta el final de la Liga. ¿O alguien piensa que los madridistas van a perder más de tres partidos de Liga en esos primeros cinco meses del año 2012?

Guardiola sabe lo que se juega y por eso salta la pregunta. ¿Será capaz de mantener en el Bernabéu su novedoso sistema defensivo con sólo tres piezas -Puyol, Mascherano y Abidal- fueron los titulares ante los valencianos- o volverá a la zaga de cuatro con Daniel en la derecha? Lo segundo parece lo más probable, tanto por el potencial ofensivo del rival como por la habitual respuesta de ese dibujo en todas las ocasiones que los azulgrana han hollado ese terreno con Guardiola como director de orquesta.

La defensa de tres viene arrojando una efectividad pasmosa en este campeonato. En casa, sobre todo, los rivales apenas llegan hasta las inmediaciones de Víctor Valdés, que no ha encajado un solo gol en nueve partidos. Pero es de suponer que el Madrid va a discutir más la posesión de la pelota en el centro del campo (volverá Xabi Alonso) y que los blancos pueden hacer mucho más daño que cualquier otro equipo del campeonato tras una recuperación del balón y una salida rápida. Ningún equipo del mundo ejecuta esos fulgurantes ataques con pocos toques como el bloque de Mourinho. Por movimientos tácticos, y por calidad individual. Cristiano, Di Maria, Özil, Benzema, Higuaín, los propios Marcelo y Coentrao desde más atrás... todos los jugadores de ataque están cualificados para conducir la pelota con rapidez o recibirla cerca del área del rival gracias a un pelotazo de Xabi Alonso o de Sergio Ramos. ¿Sorprenderá Pep o volverá a su 4-3-3, con Villa o no?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios