Sevilla atlético | cádiz · la crónica

El premio al trabajo se escapó en el 93

  • Mazazo Gastón Casas dio la puntilla en la última jugada del partido Clave La dudosa expulsión de Gallardo hizo que el filial fuese siempre a remolque

Comentarios 0

El Sevilla Atlético sufrió en sus propias carnes el amargo sabor de la derrota en el descuento. Ese mismo sabor que dejó en los jugadores del Hércules hace una semana cuando Salva Sevilla dio los tres puntos al conjunto franjirrojo en el alargue. Con la expulsión de Gallardo al inicio del segundo periodo por un penalti sobre Dani, al filial le quedaban 40 minutos por delante para intentar igualar el electrónico, aunque con un futbolista menos se antojaba una empresa muy compleja ya que el Cádiz estaba muy bien plantado. Lo hizo, pero de nada le sirvió.

El encuentro comenzó con un Sevilla Atlético utilizando el mismo sistema que tan buen resultado le dio en Alicante, pero que sacrifica a jugadores importantes haciéndolos trabajar en exceso. Las numerosas ausencias han llevado a Fermín Galeote a colocar una especie de 4-3-3. Jonathan se queda como único pivote con Alfaro y Armenteros por delante de él. Estos dos jugadores, junto al lesionado Cordero, son de los más técnicos del plantel, pero obligarlos a ayudar continuamente en las tareas defensivas les priva de frescura a la hora de construir las jugadas de ataque y de llegar con peligro a las inmediaciones del área rival.

Con todo esto, fue el filial nervionense quien comenzó mejor el partido. Perotti, de menos a más, fue un quebradero de cabeza para los defensores amarillos. Con varias diagonales rompió la zaga cadista, pero nunca tuvo a nadie cerca para finalizar sus jugadas.

El primer disparo con cierto peligro lo realizó Alfaro cerca del palo izquierdo de Contreras. Pero fue el Cádiz el que llevó verdadero peligro a la meta de Javi Varas, sobre todo con un Dani muy activo. Precisamente el canterano verdiblanco tuvo en su cabeza, en el minuto 26, el primer tanto del duelo, pero Javi Varas respondió. Posteriormente fueron Enrique y Parri los que, dentro del área y casi sin oposición, no fueron capaces de superar el muro que había colocado el guardameta sevillista en su portería. Cuando todo indicaba que el Cádiz se iba a adelantar en el marcador en cualquiera de sus múltiples ataques, Alfaro cabeceó al larguero una buena jugada y mejor centro de Diego Perotti desde la izquierda.

Con empate sin goles se llegó al descanso. Una primera parte llena de ritmo y opciones, aunque la emoción se reservaba para los siguientes 45 minutos. Al poco de iniciarse el segundo tiempo llegó la jugada clave. Gallardo derribó a Dani dentro del área después de cometer un fallo garrafal el central ya que tenía controlada la pelota. La pena máxima fue clara, aunque la roja es más discutida debido a que Dani no tenía controlado el balón y la apreciación de jugada manifiesta de gol es cuestionable. Parri puso el 0-1.

Galeote movió su banquillo u dio entrada a Juan Pablo por un gris Moreno. El espigado delantero nervionense logró el empate gracias a una jugada personal de Armenteros, que le robó la cartera a Abraham Paz. Pablo Sánchez centró y Juan Pablo cabeceó a la red.

A partir de ahí, el Sevilla Atlético intentó aguantar la avalancha amarilla. Casas colocó el 1-2 tras empujar una buena acción de Dani. Todo el esfuerzo de los canteranos sevillistas quedaba sin recompensa. Fiesta amarilla en la grada en uno de los partidos con más colorido que disputará el filial en su estadio esta campaña.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios