sevilla f.c.

La "presión" de los éxitos

  • Maresca piensa que "la costumbre de ganar siempre" ha creado una tensión muy difícil de superar · "Cuando vamos por delante en el marcador debemos utilizar la cabeza", dijo

Comentarios 5

Uno de los pesos pesados del vestuario del Sevilla como Maresca acudió a la sala de prensa para analizar la situación del equipo tras la dura eliminación frente al Fenerbahçe. El italiano, jugador que ha ganado en jerarquía entre sus compañeros tras la salida de Martí y David y la ausencia de Javi Navarro, proporcionó su visión acerca de la crisis deportiva que parece haber generado el inesperado adiós a la Champions.

"Creo que es normal estar enfadados después de una eliminación tan dura y por penaltis, pero esto sigue adelante. No hay vuelta atrás. Sólo nos queda ya conseguir nuestro objetivo en la Liga tras quedarnos sin la Copa ni la Champions. Nuestra pelea se resume en estas doce jornadas", comenzó explicando Maresca, al que no se le tardaría en preguntar sobre los temas más calientes de la actualidad deportiva del club nervionense. Uno de esos temas se centraba en la forma en la que el Sevilla dejó escapar su ventaja ante la escuadra turca. Los conocidos problemas en defensa. "No sólo ha sido en el partido contra el Fenerbahçe. En esta temporada, e incluso en las dos anteriores, hay partidos que el equipo debe defender más o de forma distinta. Se cometieron fallos que se llevan tiempo cometiendo", dijo el salernitano.

Maresca centró su discurso en las escasas cualidades defensivas del plantel. "Son las características de este Sevilla. Cuando voy ganando por 2-0 prefiero defender y tener el control del balón. Así se controlan los partidos. A veces, se paga caro el intentar ir al ataque cuando estás por delante en el marcador. Somos un equipo que cuando vamos ganando intentamos marcar más. Hemos ganado pocas veces 1-0. Ése es uno de los problemas. Cuando se está bien, siempre se busca más, pero hay que utilizar la cabeza. No hay que ganar siempre por dos. Con uno basta", añadió.

Pero el ex de la Juve y la Fiorentina sacó a relucir otro de los factores que pueden estar lastrando a este Sevilla: la presión. En la segunda parte del martes se pudo ver a unos jugadores que no eran capaces de controlar el balón, de dársela en ventaja al compañero más cercano. Parecía que el miedo podía con ellos. "Otro problema es que cuando vamos ganando y nos empatan, parece que estamos perdiendo. Perdemos los papeles sobre el campo. Esto puede tener una explicación. Llevamos dos años ganando casi todo. Ahora estamos sufriendo la presión de no ganar como antes. Parece que nos puede la presión en los partidos que nos empatan o empezamos perdiendo", argumentó el italiano. "Pero la responsabilidad es de todos los que formamos el Sevilla. La única explicación que le encuentro es la que he dicho antes, la costumbre de ganarlo todo. Una costumbre que ahora no aparece", dijo.

Y cuando los resultados no acompañan, el primer nombre que salta en la lista de culpables es el del entrenador. Maresca hizo una fuerte defensa de su actual jefe y, al igual que el miércoles hiciese Monchi, justificó al de Arahal por su complicado desembarco en el Sevilla. "Veo injusta la crítica al entrenador. A cualquier entrenador de Europa le hubiese gustado dirigir al Sevilla tras marcharse el otro. Pero no es fácil superar lo conseguido por el anterior técnico. Creo que Jiménez lo está haciendo bien. En Copa nos eliminaron sin perder un partido y en Champions por penaltis. Hay que recordar que al otro también le costó cuando llegó. Con el tiempo puede mejorar. Pero reitero que no es nada fácil repetir lo que hizo el otro entrenador", puntualizó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios