Francia-Suiza

Algo más que ser primera de grupo

  • Francia, nerviosa y sin el brillo de sus estrellas, se juega su crédito ante Suiza. El empate clasifica a las dos.

Con dos victorias amarradas en el último suspiro y muchas dudas en su juego, Francia intentará hoy insuflar confianza a su anfitriona colocándose primera de grupo al vencer a Suiza, que necesita al menos un punto para garantizar su pase a octavos de la Eurocopa.

El duelo, trigésimo octavo entre ambas selecciones y cuarto en un campeonato, podría servirle a los suizos de revancha tras el 5-2 que les asestó Francia en el Mundial de Brasil. Desde el país helvético se recuerda además que en el mismo estadio Pierre-Mauroy de Lille Roger Federer y Stanislaw Wawrinka se proclamaron campeones de la Copa Davis en 2014 ante los bleus.

Rivalidades vecinales aparte, el partido ante Suiza será la prueba del nueve para la anfitriona, que hasta ahora ha sacado los partidos adelante en el último suspiro y con un fútbol tosco ante contrincantes modestos.

La falta de brillo de los galos afecta especialmente a sus estrellas de forma que, tras un primer apagado partido ante Rumanía, de cara al segundo contra Albania el seleccionador, Didier Deschamps, dejó en el banquillo a sus referentes: el delantero del Atlético Antoine Griezmann y el centrocampista de la Juventus Paul Pogba. Ambos salieron en la segunda parte como recambio en una operación que se reveló exitosa solo a medias. Lo fue en el caso de Griezmann, que marcó en el minuto 90 el agónico tanto de la victoria, que confirmó Payet con el 2-0 en el minuto 96.

Pero no tanto para Pogba, que en la celebración de ese primer gol lanzó a la grada un supuesto corte de mangas que ha dado mucho que hablar en Francia, aunque el agente del jugador haya negado el gesto -"un movimiento que se ha sacado de contexto", dijo-.

Pogba, de 23 años, ha arrancado con mal pie la Eurocopa, a la que llegó entre rumores de que podría fichar por el Real Madrid y convertirse en el traspaso más caro de la historia del fútbol. Invisible en el primer partido e intrascendente en el segundo, su actitud le ha situado en el centro de todas las críticas. El viernes L'Équipe le dedicaba la portada para dar cuenta del nerviosismo que rodea a la selección francesa, una decisión criticada por parte de los aficionados, que creen que sólo sirve para descentrar al equipo con asuntos extradeportivos.

Tanto ruido se ha generado alrededor del jugador que los suizos se permitieron lanzar una pequeña broma a sus rivales en las redes sociales. "Eh, Francia, vuestro problema no es #Pogba, somos nosotros", publicó en Twitter el equipo de una Suiza que todavía aspira a ser primera de grupo tras derrotar por 0-1 a Albania y empatar 1-1 contra Rumanía. Un empate ante Francia les bastaría para certificar su pase a octavos. Incluso una derrota, si Rumanía no gana ante Albania. Pero si Suiza se impone ante los bleus, además de sacar de quicio a sus vecinos, les serviría para ser líder del Grupo A, una plaza que concede el cruce en octavos con el mejor tercero de los grupos C, D o E.

Dirigidos por Vladimir Petkovic, los helvéticos se encomendarán a Mehmedi, Shaqiri y Rodriguez, entre otros, para aguar la fiesta a los franceses que, aún en el peor de los escenario, tienen garantizado el pase a octavos en una Eurocopa en la que, a base de poco fútbol y muchas ausencias (Benzema, Ribery, Varane, Gameiro, Ben Arfa...), los anfitriones han ido desprendiéndose del cartel de favoritos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios