Deportivo | sevilla · el otro partido

Cuando rotar resta nivel

  • Jiménez introdujo cuatro novedades en su once tipo y el equipo lo acusó · En partidos tan importantes no deben faltar el goleador ni el jugador más en forma

Comentarios 1

Manolo Jiménez se pasó la semana advirtiendo que el partido de anoche en La Coruña era el más importante para el Sevilla, incluso llegó a decir que era el "más importante de la historia", y esa tensión se le volvió en contra. También dejó deslizar en su comparecencia ante los medios del miércoles que acudiría a las rotaciones con el objetivo de que sus jugadores llegaran frescos a la cita del martes frente al Fenerbahçe. Y sí que rotó. Hasta cuatro novedades se pudieron ver sobre la hierba gallega -Crespo, Lolo, Duda y Kone-, y eso sin contar si Maresca está dentro del once tipo, pero el nivel de estos futbolistas, comparado con los habituales titulares, da al Sevilla un aire de equipo mediano, lejos de ése que se pudo acostar en Champions y se levantará con el objetivo a cinco puntos.

Mucho se habla del tema de rotar a las plantillas, de sus beneficios en cuanto a involucrar a un mayor número de futbolistas, y del descanso que se le da a los que más minutos agolpan en sus piernas. Pero extrañamente, o no tanto, a veces es más sencillo rotar según qué posición, o según qué jugador. ¿Cómo se explica que Diego Capel no juegue en Estambul ni en La Coruña? La verdad, es algo inexplicable. Y si encima también te reservas a tu máximo goleador, a un Luis Fabiano que con tocar dos balones celebra un gol, el experimento puede salir rana.

Nadie duda que el partido del martes en la Liga de Campeones es todo un hito para el club y su afición. Pero para llegar hasta los octavos de final de la máxima competición europea se necesita hacer los deberes en Liga y este Sevilla, en la competición doméstica, deja, de vez en cuando, la sensación de no querer afrontar el partido con la intensidad que éste se merece. Después del espectáculo ante el Zaragoza, parece imposible que sea el mismo equipo que cayó en La Coruña. Pero no era el mismo equipo.

El tema de la defensa del conjunto nervionense este año es para estudio. No se le puede culpar a Lolo o Crespo, dos canteranos que están ahí por las deficiencias de la plantilla en algunas posiciones, de los males del Sevilla frente al Deportivo. Pero si este es el nivel de la zaga cuando hay ausencias, como el equipo blanco se clasifique para cuartos de final y se enfrente a un Manchester United... Capítulo aparte merece Mosquera. El colombiano ni está ni se le espera. La falta que hizo en el segundo gol blanquiazul muestra su verdadero nivel.

En cuanto a las dos novedades en ataque, Duda por la izquierda y Kone arriba, tampoco aportaron nada. El africano, al menos, dejó detalles en algunos contragolpes de lo que puede aportar, aunque sigue lejos del nivel que mostró en Holanda. Sobre el portugués poco se puede decir. Eso de que es uno de los mejores jugadores de la Liga a balón parado -según Jiménez- está por ver, y si encima para que él juegue se tiene que quedar Diego Capel fuera, el mal es tremendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios