No era sólo 'Resistiré'

  • Las jugadas de los dos goles de Montjuïc y el sistema táctico, fiel reflejo de los entrenamientos de Paco Chaparro · La famosa canción del Dúo Dinámico es la punta del iceberg de un extenso trabajo psicológico

Comentarios 5

El fútbol y el periodismo, como partes de un todo a veces indivisible, no están ajenos a la frivolidad que rodea hoy a cualquier actividad, sea o no profesional. Así, nos hemos encontrado que lejos de Sevilla, principalmente, se quiso circunscribir el trabajo de Paco Chaparro a la canción del Dúo Dinámico Resistiré, mínima expresión de la labor psicológica que el trianero desarrolla con su plantilla. Incluso se le criticaron dichos métodos tras caer en el derbi o en la eliminatoria copera que le enfrentó al Valencia.

Aunque cierto es que diversos sectores del club verdiblanco le hicieron un flaco favor a su entrenador adoptando antes susodicha melodía como si del himno oficial del Betis se tratase.

Sea como fuere, la labor del actual cuerpo técnico va mucho más allá del Resistiré. La dinámica del equipo ha cambiado por completo respecto a la era de Héctor Cúper más allá de los resultados. Y el partido de Montjuïc puede servir como fiel ejemplo de ello.

El paradigma

El fútbol desplegado por el Betis ante el Espanyol reforzó las llegadas a portería que se produjeron dos semanas antes frente al Recreativo, por el centro y por ambas bandas, y a la vez corrigió la desmesurada distancia entre líneas que pudo apreciarse en la última comparecencia del equipo ante el Getafe. ¿Casualidad? Los entrenamientos que programa Chaparro se encargan de desmentir esta tesis.

Estudio futbolístico propio

La ciudad deportiva conoce desde hace dos meses nuevos medios audiovisuales que los técnicos emplean no sólo para analizar el juego de los rivales. Y es que una o dos veces por semana, Chaparro enseña a sus futbolistas cuáles han sido sus defectos en el partido anterior. Por ejemplo, la pasada semana incidió en que el equipo debería jugar en menos metros, como así fue en Montjuïc. A partir de hoy, quizá, el tema de debate sea cómo evitar la sangría de ocasiones sufrida en los compases iniciales en Barcelona.

Estilo de juego

Chaparro tiene muy claro que si el equipo se protege con la línea defensiva arriba no sólo necesitará menos toques para llegar a la portería contraria, sino que las ocasiones en contra serán menos que si juega amorcillado ante Ricardo. La creencia en la idea es hoy tal que ni el desastre que parecía sobrevenirle al Betis tras su entrada al partido en Montjuïc le hizo abandonarla. En resumen, las líneas juntas y mientras más cerca de la puerta contraria se pueda, mejor.

Implicación

El técnico del Betis, profesor de Educación Física hasta que se jubiló recientemente, sabe como nadie los secretos de la docencia, de ahí que haya logrado que todos sus futbolistas, delanteros incluidos, se impliquen en las tareas defensivas. Sin este compromiso es imposible llevar a cabo los métodos de juego descritos anteriormente. Más cómodo resulta jugar algo más atrás y salir tocando el balón como pretendía Cúper. Pero el Betis no tiene plantilla para ese fútbol.

Se juega como se entrena

La frase, por manida, hasta es repudiada por algunos que la juzgan como de imposible cumplimiento. Aunque cierto es que en cuanto a la intensidad en el juego resulta imposible que un entrenamiento adquiera el nivel de un partido, no lo es en otros aspectos. Dos ejemplos ilustran esta aseveración: el pase de Arzu a Rivera en el primer gol del Betis es una acción ensayada, al igual que los centros de Caffa que han llevado a Edu a golear de cabeza en el segundo palo hasta por tres veces, si bien en Montjuïc fue Xisco, relevo del argentino, quien ejecutó a la perfección el papel de pasador.

La principal ventaja del ensayo, entre otras, es que el futbolista, como Santo Tomás (ayer se celebró su onomástica), necesita ver para creer. Es decir, los goles de Montjuïc reforzarán las ganas de trabajar del colectivo, que obtiene los frutos en los partidos.

El once lo hace el futbolista

Aunque da la impresión de que Paco Chaparro ha dado con un once base, quizá no todos los que jueguen sean los que a priori más gustaban al entrenador trianero. Éste ha demostrado desde que se hizo cargo del equipo que el nombre y el currículum de cada uno no vale para jugar, ni siquiera para completar una convocatoria.

Claro que antes de elegir ha dado oportunidades, en Liga o en la Copa del Rey, a todos sus futbolistas y han sido éstos, con sus actuaciones, quienes han agarrado la camiseta o la han devuelto. Así, no extraña que Caffa, con un físico limitado, tenga sentado a Mark González, uno de los fichajes estrella de la temporada, con sus buenas actuaciones. Tampoco que un internacional brasileño como Sobis lleve tres partidos sin entrar en el once inicial y por razones que atañen sólo a su mal juego y para nada a unas declaraciones en las que se quejaba de las formas de pago de Lopera.

Y, por supuesto, 'Resistiré'

La canción del Dúo Dinámico no es más que la punta de un iceberg que comprende un sinfín de melodías y de medidas psicológicas encaminadas a levantar la moral de un grupo que agonizaba y, ahora, a reforzarla. Las charlas individuales con los futbolistas, la labor de grupo que se realiza en las convivencias, la disciplina impuesta respeto a horarios de entrenamientos, comidas... y sus correspondientes multas por incumplimiento han colaborado a mejorar la profesionalidad del grupo. El trabajo, psicológico, pues, y por supuesto el global no se circunscriben al Resistiré.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios